Luis Britto García

 |  Escrito por Magdalena Valdez  |  0

Información es poder. Quien acapara información, manda. El desinformado obedece. El capital se concentra en un número cada vez menor de manos, y la información también. Los operadores de filtraciones de información como Edward Snowden o Julian Assange solo nos aportan indicios de la magnitud de este desequilibrio. Sistemas informáticos llevan registros de cada correo electrónico que emitimos o recibimos, cada compra o pago que realizamos con tarjeta de crédito, cada llamada telefónica, cada tuit. Nosotros en cambio nada sabemos de quienes sobre nosotros lo saben todo.

Categoria:

Páginas