Eleazar Díaz Rangel

 |  Escrito por Magdalena Valdez  |  0

Única, sin antecedentes en su oscura historia de 68 años de sumisión a la política y a los intereses de Estados Unidos y de las grandes transnacionales, es el desagravio de la OEA a la República Dominicana, por su cómplice silencio ante la invasión de la infantería de marina estadounidense para contener la reacción del pueblo en apoyo al movimiento que en abril de 1965 impulsó el coronel Francisco Caamaño para restituir en el poder al derrocado presidente Juan Bosch, conocido y querido en Venezuela donde vivió parte de su largo exilio.

Categoria:

Páginas