Abasto Bicentenario Socialista- La Vega

Abasto Bicentenario Socialista- La Vega

Versión para impresiónSend by emailPDF version

Desde que el Gobierno Venezolano adquirió los antiguos mercados Cada y les dio una nueva dimensión social para convertirlos en Abastos Bicentenario, las condiciones laborales así como la calidad y cantidad de los productos han mejorado sustancialmente para garantizar la soberanía alimentaria y llevar la máxima felicidad posible al pueblo.

Los trabajadores de los Abastos Bicentenario coinciden en que desde que están bajo la administración del Estado reciben un trato más humano, tienen más beneficios laborales como un salario justo, seguro social y prestaciones sociales, pero lo más importante, están conscientes de que trabajan por un objetivo común, satisfacer las necesidades del pueblo.

Jhonny Valera, trabajador que tiene 7 años en la empresa ubicada en la parroquia La Vega, en Caracas, resaltó el sustancial aumento de las ventas, los productos y los compradores en el abasto, algo que era poco usual cuando estos supermercados se llamaban Cada.

"Me siento contento porque nos han incrementado muchos beneficios, tenemos buenas posibilidades de trabajo y nos incrementaron bastante el seguro de HCM (hospitalización, cirugía y maternidad), que antes era de 20 millones y ahora nos cubre 80 millones", celebró.

Recordó que cuando este local comercial estaba bajo la administración de privados, las condiciones laborales eran pésimas y se explotaba a los trabajadores, además que no respetaban sus derechos.

"La empresa ponía trabas para pagarle a muchos empleados, pero ahora tenemos nuestros salarios al día", destacó Valera.

Igualmente, Iraiza Gómez, quien lleva 5 años como trabajadora del Abasto con sede en Guarenas (Miranda), destacó que los Abastos Bicentenario duplicaron sus ventas y ahora comercializan muchos más productos, sin acaparamiento ni los vicios propios del sistema capitalista.

“Ha habido un gran aumento en los clientes, pasamos de mil 500 diarios a más de tres mil clientes diarios, además se ha visto un aumento en la variedad de los productos, desde que estamos como Abastos Bicentenario estamos con todos los rubros en los anaqueles”, aseguró.
Respecto a los derechos laborales, Gómez resaltó que además de una mejora sustancial en los beneficios, también están en curso varios proyectos gubernamentales para ofrecer a los trabajadores condiciones que dignifiquen sus labores diarias.

“Ha mejorado significativamente porque hay muchos proyectos, por ejemplo ahora tenemos comité de trabajadores, disminuyeron el pago del HCM y aumentaron su cobertura, hasta nos cancelaron algunos beneficios pendientes de cuando eramos privados”, argumentó la trabajadora del Abasto Bicentenario.

Además de la felicidad que experimentan los trabajadores, los clientes también perciben los cambios sociales y revolucionarios que se dieron dentro de los Abastos Bicentenario, antiguos Cada, y actualmente encuentran todos los productos necesarios a precios justos y de excelente calidad.

Tal es el caso de Laura Guanare, quien expresó su felicidad con los precios justos de los productos, y sostuvo que en comercios privados es impensable adquirir insumos a bajos costos.
"Los precios me han parecido muy buenos y hay productos aquí que en en otros supermercados privados salen muy caros, como el arroz", destacó.

Ana María Piñango, cliente, también consiguió todos los productos de la cesta básica, y enfatizó que, luego de la nacionalización, los abastos están ahora mucho más surtidos y con mayor afluencia de usuarios.

"El abasto está muy surtido y los precios me parecen excelentes, todo está a muy buen precio. Es muy bueno que uno venga y consiga todos los productos porque antes, cuando era privado, no se podía", señaló.

Y es que en los Bicentenarios no solamente se mejoró la atención a los usuarios, además ahora los abastos son mucho más productivos, al punto de que en poco más de un mes, sus ventas experimentaron un incremento general superior al 70%.

Los abastos Bicentenarios se suman una una macro red de distribución de alimentos como la Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (Pdval), Mercado de Alimentos (Mercal) y programas más focalizados como la Casa de Alimentación o la distribución de alimentos en escuelas, entre otros.

Con todos estos programas estatales, el Gobierno Nacional le garantiza al pueblo la adquisición de insumos y además fortalece la soberanía alimentaria de la nación, lo que demuestra el empeño de la Revolución Bolivariana en satisfacer las necesidades de todos los ciudadanos.