27 de noviembre de 1992 abrió paso a la revolución bolivariana

27 de noviembre de 1992 abrió paso a la revolución bolivariana

Versión para impresiónSend by emailPDF version

El 27 de noviembre de 1992 Venezuela empezó a escribir un nuevo capítulo en su historia. Tal día como hoy, hace 17 años, las masas populares (civiles pertenecientes a organizaciones revolucionarias y opositores al gobierno de turno), junto a un grupo de altos oficiales de las cuatro ramas de la Fuerza Armada Nacional (FAN), protagonizaron la segunda asonada insurreccional contra el gobierno y las políticas neoliberales de Carlos Andrés Pérez.

Este hecho histórico, que dio continuidad al ocurrido el 4 de febrero de ese mismo año comandado por el teniente-coronel Hugo Chávez Frías y un grupo de oficiales de graduación media, fue determinante en el quiebre histórico de la democracia representativa basada en el pacto de Punto Fijo, y en lo que vino después: el comienzo de una nueva etapa de cambios profundos y transformadores que dieron paso a la revolución bolivariana y a este proceso socialista que se ha ido desarrollando con el paso de los años.

Así lo ratificó el coronel de la Aviación, Jorge Garrido Martínez, en entrevista exclusiva para YVKE Mundial. El funcionario tuvo participación en los hechos de 1992 y estuvo al mando de la escuela Mariscal Sucre, ubicada en Boca de Río, Maracay, estado Aragua, para el momento del golpe. Garrido calificó lo ocurrido como “el despertar de un pueblo adormecido ideológicamente”. Señaló que aunque lo anterior produjo en su momento saqueos, muertes y estupor, fue clave para la transformación de la cultura política del venezolano.

“ Por primera vez el pueblo tuvo participación directa, se sintió protagonista y supo que su intervención fue determinante para lograr los objetivos, y en lo que que representó el nacimiento de una nueva patria, porque Venezuela ya es otra y no regresará a los viejos tiempos de democracia representativa”, expresó, al tiempo que afirmó que ahora es la participación de la gente lo que cambia las pautas en la nación.

Venezuela en 1992

Para entender lo sucedido es necesario recordar el momento político que vivía el país. Venezuela estaba bajo el mando de Carlos Andrés Pérez, quien por segunda vez asumía la presidencia de la república. Tan nefasto como su primer gobierno, la situación económica de la nación, en el segundo gobierno de Pérez, había empeorado al bajar los precios del petróleo. La moneda se había devaluado fuertemente, la inflación era muy alta y la deuda externa era una pesada carga para la República.

La situación era de mucha zozobra y caos, expresó el coronel Garrido, principalmente por el estado de empobrecimiento, el sectarismo reinante y la exclusión del venezolano común de los beneficios que aportada la renta petrolera. En su momento, explicó, se le exigió a la clase dirigente que rectificase, inclusive, la comisión presidencial para la reforma del Estado (Copre) presentó una serie de reformas para salir del caos. Sin embargo, el gobierno se hizo “ oídos sordos”, por lo que la fuerza armada y los sectores populares tuvieron que salir a rescatar al país y a defenderlo de esa democracia representativa que lo llevaba a la quiebra.

“Fue el 4 de febrero cuando ese pueblo adormecido se dio cuenta que su mal vivir era causa de las erradas políticas de la seudo dirigencia”, indicó. Ese día, los sectores populares abrieron los ojos y reconocieron que las fuerzas armadas no aceptaban ni toleraban ese mal proceder. Por el contrario, decidieron alzarse para defender las leyes, la constitución y para garantizar el bienestar y la justicia social de la población.

Fue a partir de allí, que el grupo planificador del 27 de noviembre inició conversaciones con representantes de todos los sectores de la vida nacional, como el económico, religioso, con los estudiantes, trabajadores, notables, entre otros. Una vez se iniciaron las actividades, la gente participó directamente en su ejecución.

Los responsables militares de esta segunda asonada, eran militares de alta graduación tales como los contralmirantes Hernán Grüber Odremán (jefe de la operación) y Luis Enrique Cabrera Aguirre, el general de brigada de la Fuerza Aérea Francisco Visconti Osorio, el coronel del Ejército Higinio Castro y el mayor de la Guardia Nacional Carlos Salima Colina (los dos últimos participaron en la planificación del golpe, mas no en su ejecución). Por el sector civil estuvieron involucradas las organizaciones Bandera Roja y Tercer Camino, así como individualidades pertenecientes a las agrupaciones Frente Patriótico y críticos del gobierno organizados, de elevadas posiciones. Los principales enfrentamientos ocurrieron en el Distrito Federal en los estados Miranda, Aragua y Carabobo.

Cronología del 27-N

De acuerdo con declaraciones del coronel Garrido los eventos fueron muchos y variados. Indicó que las actividades comenzaron a las 12 am, y apenas salió el sol las fuerzas armadas tomaron las bases. “ Fue único en la historia, hubo combate en el aire y en la tierra a la vez”, expresó.
A continuación se presenta una cronología elaborada por una agencias de noticias, que recoge los principales eventos.

4:30 am: Comienzan las operaciones militares en el Distrito Federal y el estado Miranda, con la movilización de efectivos militares de media y alta graduación.

5:00 am: Cuatro aviones Bronco, tres Mirages, dos T2D y varios Tucán T-27 comenzaron a despegar desde Maracay hacia distintos destinos del país. En Caracas, bombardearon la base aérea Francisco de Miranda de La Carlota, Miraflores y El Helicoide. En Barquisimeto bombardearon la base aérea Vicente Landaeta Gil, causando daños en la pista de aviación civil y las instalaciones de seguridad.

En Caracas, el capitán Valera Rumbo y el teniente Jesse Chacón, junto a 30 efectivos del batallón de comunicaciones del ejército, con base en el Fuerte Tiuna, tomaron Venezolana de Televisión (VTV) y el transmisor de Los Mecedores, con lo cual las señales del canal 8, RCTV y Venevisión quedaron controladas.

5:30 am: Un grave motín tenía lugar en el centro penitenciario Los Flores de Catia. El resultado fue 63 personas muertas, más de 50 heridos y alrededor de 80 reclusos fugados. Aún no se aclaran las causas de tal masacre.

6:30 am: Carlos Andrés Pérez se dirigió a Televén, cuyas transmisiones no fueron confiscadas porque tenía una antena repetidora en El Cuño, desde donde informó que los rebeldes habían sido dominados, que el intento era un coletazo del 4 de febrero, y convocó a la población a efectuar sus actividades normales.

En Yare, unos 30 rebeldes militares y algunos rebeldes civiles intentaron ingresar, a bordo de un tractor, al departamento de procesados militares con la idea de liberar al comandante Chávez, preso desde el intento de golpe de Estado del 4 de febrero de ese mismo año.

En La Victoria, Aragua, los rebeldes tomaron el cuartel Mariano Montilla y detuvieron a todos sus efectivos, una emisora de radio fue obligada a transmitir proclamas de los rebeldes, pero la situación fue dominada cerca del mediodía por los aliados al gobierno del Ejército y de la Guardia Nacional. En Zaraza, rebeldes civiles intentaron tomar la ciudad, pero fueron rápidamente controlados. Hubo saqueos en algunas zonas del interior del país.

Tras el golpe

Tras el golpe de 1992 Venezuela ha experimentado innumerables cambios, siendo los más significativos los impulsados por la revolución bolivariana canalizada por nuestro mandatario Hugo Chávez, quien a través del socialismo del siglo XXI, le otorga la máxima participación al pueblo, para que sea el protagonista de este nuevo proceso, una revolución que avanza, destacó Garrido.

El coronel considera que aunque el cambio estructural e ideológico puede llevar décadas, ya el gobierno bolivariano ha dado pasos agigantados con la elección de una nueva constitución, aprobación de nuevas leyes, la renovación de los cuadros de dirigencia y de las instituciones. “ El pueblo ha despertado y ahora trabaja en la construcción de una patria nueva”, resaltó, para concluir.