"Guarimbas opositoras no cuentan con el apoyo de la mayoría de los venezolanos”(+Fotos)

"Guarimbas opositoras no cuentan con el apoyo de la mayoría de los venezolanos”(+Fotos)

Versión para impresiónSend by emailPDF version

Desde hace cuatro meses sectores de la derecha opositora venezolana ha desatado violencia y convulsión en las calles e instituciones públicas y privadas de la República Bolivariana de Venezuela, dejando saldos de muertes y heridos con la clara intención de crear un clima de ingobernabilidad para derrocar al Gobierno Bolivariano, así quedó planteado en el conversatorio cine-foro “La Primera Piedra”, en donde se proyectó el documental las “Guarimbas en Venezuela”, este 19 de mayo en la Ciudad de Buenos Aires, con la  participación de la documentalista venezolana, Liliane Blaser Aza, quien se encuentra de visita en Argentina y el pensador, filosofo y docente universitario argentino, Atilio Boron.
Con una convocatoria del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini  y la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en la República Argentina y numeroso público asistente a la Sala “Meyer Dubrovski”, se desarrolló la actividad donde se examinó  entre asistentes y  expositores los últimos 17 años de guerra mediática contra el proceso revolucionario bolivariano por parte de la derecha opositora venezolana con apoyo del empresariado comunicacional privado latinoamericano, estadounidense y europeo quienes operan en contra del Gobierno democrático del Presidente Nicolás Maduro Moros.
Liliane Blaser Aza, licenciada en Psicología, Sociología y Antropología, durante su participación en el cine-foro, brindó información y respuestas contra los estándares que la derecha del continente intenta imponer a los pueblos con gobiernos progresistas y  expresó que “tanto el 27 de febrero de 1989 como el 4 de febrero de 1992, fueron fechas de significativos acontecimientos para el pueblo venezolano”, muy distintas a la violencia ‘guarimbera’ que hoy grupos violentos que representan menos del “1% del pueblo, intentan imponer sus recetas desestabilizadoras en sectores de clase media alta, en donde los gobiernos locales (municipales), son representados por Alcaldes de la derecha opositora”. Estos hechos violentos antidemocráticos, tienen la participación de extranjeros con antecedentes delictivos, que son contratados en Colombia y el Medio Oriente”, sentenció Blaser Aza.
Igualmente, Blaser Aza, exhortó que lo más terrible es “la guerra mediática del día a día en Venezuela”. La manipulación de la información actúa a favor de “la distorsión de la conciencia del pueblo”, pese a que hay un gobierno defiende y respeta los derechos humanos, “es muy indignante; porque no sólo te están agrediendo sino que te hacen pasar por agresor”.
Blaser, durante su intervención significó el trabajo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), por su alta labor de inteligencia, control y respeto a los ciudadanos, “muy distinto a lo que se vivió en los años ochentas”. Asimismo afirmó que los métodos utilizados para estas protestas se desbordaron en una “serie de actos de crueldad inimaginables; cortar árboles, quemar animales, utilizar guayas para degollar a motorizados, aceite quemado para que resbalen los carros, y así historias increíbles que si bien se sabe, no son conductas del pueblo venezolano”, opinó la documentalista.    
Vale destacar que Liliane Blaser Aza, es documentalista venezolana de origen suizo, licenciada en Psicología, Sociología y Antropología, se desempeña como directora y docente en el Instituto de Formación Cinematográfica (COTRAIN) e integrante de la directiva  de la Federación de Escuelas de Imagen y Sonido de América Latina (FEISAL), además es laautora de los documentales 1992-1993: La Rebelión Popular (Crónica de un pueblo en la calle) y Vargas, Las Huellas del Agua, acerca de las inundaciones ocurridas en 1999 en esta entidad; otro de sus trabajos es El fantasma de la libertad, en el que trata la guerra en Irak; trabajos audiovisuales donde ha demostrado su condición de docente y férrea defensora de los derechos humanos.