A 58 años de su muerte

Isaías Medina Angarita padre de la política petrolera nacionalista

La riqueza generada por la exportación de crudo a partir de 1940 sirvió para alimentar una exuberante burocracia que anquilosó las estructuras administrativas de la democracia venezolana y permitió a Medina emprender grandes obras suntuarias.
Su voto: Ninguno Media: 5 (1 voto)
Yvke Mundial / Luis Angel Yañez

Militar y político venezolano. Isaías Medina Angarita estudió en su ciudad natal y a los quince años ingresó en la Escuela Militar de Caracas, de la que salió en 1914 con el grado de subteniente. Ejerció en un regimiento de infantería, y al año siguiente fue ascendido a teniente y a capitán en 1917. En 1927 recibió el rango de teniente coronel y trabajó como profesor de español y educación física en la Escuela de Aspirantes a Oficiales, en las Escuelas Federales y en otras instituciones educativas de la capital. Durante sus años de docencia entró en contacto con los grupos liberales que surgieron por entonces en la universidad venezolana. Se relacionó con intelectuales liberales en torno al Grupo Atenas y al Club de los Siete, de los que fue miembro.
Posteriormente fue designado Jefe de Servicio de la Dirección de Guerra del Ministerio de Guerra y Marina, donde inició su colaboración en el general Eleazar López Contreras. El 1 de marzo de 1936 Isaías Medina Angarita ocupó la cartera de Guerra y Marina en el gobierno de Eleazar López Contreras. Durante sus años como ministro (1936-1940), Medina fue acusado de filofascista y hecho responsable de todos aquellos actos antidemocráticos que perpetraba el gobierno de López Contreras. Por el contrario, cuando éste ponía en práctica alguna medida respetuosa con el estado de derecho, se decía que lo hacía "a pesar de Medina". Por ello, cuando en marzo de 1941 presentó su candidatura a la Presidencia de la República por el Partido Popular, Medina arrastraba una ominosa fama de antidemócrata.
Su principal rival en el camino hacia la presidencia era el independiente Rómulo Gallegos, apoyado por el Partido Demócrata Nacional en la clandestinidad. Aunque los comicios no eran directos, ambos candidatos emprendieron una ardua carrera electoral. El 28 de abril de 1941, el Congreso eligió presidente a Medina para un mandato de cinco años por una abrumadora mayoría.
Su elección fue acogida con gran recelo por la opinión pública venezolana, que temía el inicio de una nueva etapa de dictadura militar. Sin embargo, su mandato se caracterizó por la profundización en la apertura democrática iniciada durante el gobierno de su predecesor. Los partidos políticos fueron legalizados: entre ellos, Acción Democrática (anterior Partido Democrático Nacional), que comenzó a liderar la oposición, y el Partido Comunista, legalizado en octubre de 1945. El gobierno de Medina respetó las libertades fundamentales y permitió un intenso juego electoral, tanto local como federal. Se aprobó una reforma electoral que concedió el sufragio femenino y permitió la elección directa de diputados. La liberalización del régimen constitucional hizo posible la legalización de nuevos sindicatos y la consolidación de los ya existentes. Ello provocó una lucha política por el control de las uniones obreras entre Acción Democrática y el Partido Comunista.

Isaías Medina Angarita emprendió importantes medidas de bienestar social, como la promulgación de una legislación de seguros sociales, la fijación de salarios mínimos o la reforma de la legislación laboral. Una de sus medidas más significativas fue la firma de un convenio colectivo de la industria petrolera, que intentaba compensar a los trabajadores de este sector por la eliminación de sus sindicatos. Promulgó una ley de reforma fiscal tendente a garantizar una distribución más equitativa de las cargas impositivas, y emprendió la reforma del sector petrolífero (Ley de Hidrocarburos, 1943), así como una tímida reforma agraria (1945). Asimismo, trató de modernizar el sistema educativo venezolano, extendiendo la enseñanza obligatoria, creando nuevas escuelas y facultades universitarias y aplicando programas de alfabetización que redujeron de manera espectacular el analfabetismo.
[URL=%3Ca][/URL]A pesar de estas medidas de liberalización, Medina mantuvo un régimen marcadamente personalista y preservó el dominio de los grandes latifundistas y financieros sobre los recursos económicos del país, al igual que la corrupción que dominaba su administración. La riqueza generada por la exportación de crudo a partir de 1940 sirvió para alimentar una exuberante burocracia que anquilosó las estructuras administrativas de la democracia venezolana y permitió a Medina emprender grandes obras suntuarias.
Isaías Medina Angarita obtuvo el triunfo del Partido Popular Venezolano en las elecciones municipales de 1944, pero el 18 de octubre de 1945, en vísperas de las elecciones presidenciales, fue derrocado por un golpe de Estado encabezado por los jóvenes militares del grupo Unión Patriótica Militar, apoyados por el partido Acción Democrática. Esta formación política justificó el derrocamiento del presidente constitucional por las restricciones a la libertad política y por la negativa de Medina a promulgar el sufragio universal, directo y secreto. Sin embargo, los intereses económicos de las grandes compañías petrolíferas y del departamento de estado norteamericano estuvieron estrechamente relacionados con la caída del presidente. El nuevo gobierno decretó su expatriación y Medina se estableció en Nueva York (Estados Unidos). Rómulo Betancourt lo sustituyó al frente de la presidencia.
El 8 de mayo de 1952 Medina Angarita sufrió una trombosis que le produjo una hemiplejia lateral. Pocas semanas después se le permitió regresar a Venezuela, donde murió al año siguiente a consecuencia de un aneurisma cerebral.

Reforma petrolera de 1943

Esta reforma fue un instrumento para unificar legal y jurídicamente a todas las concesiones de explotación petrolera que, a partir de ese momento, duraron bajo esta modalidad 40 años. Así, quedaron comprometidas a pagar al Estado impuestos por las concesiones otorgadas, incluyendo el Impuesto sobre la Renta. Asimismo se estableció el pago a la Nación del 16% por concepto de regalía.

Esta regalía no era exactamente un impuesto, sino una obligación que tenían las empresas explotadoras de entregar al Estado Venezolano una parte del petróleo de su propiedad. A partir de la reforma de 1943, aumentó el ingreso nacional por concepto petrolero e igualmente creció la producción por la demanda mundial de este producto debido a que las fuerzas aliadas que participaban en la Segunda Guerra Mundial necesitaban abastecer aviones, tanques, buques y otros armamentos. En vista de esta situación, Estados Unidos gestionó y consiguió que el Estado Venezolano le otorgara nuevas concesiones petroleras con una duración de 40 años, con la condición de refinar en Venezuela un porcentaje mayor del petróleo extraído, razón por la cual las empresas extranjeras tuvieron que construir más refinerías.
Esta reforma no resolvió las condiciones de explotación que el capitalismo internacional ejercía sobre el petróleo. Benefició las condiciones de las negociaciones, y sobre todo unificó legal y jurídicamente la exploración, explotación y comercialización del principal producto de exportación en el país.


dejen de estar hablando paja maldito no se metan en mi pagina si no le gusto

esta la suficiente informacion peroooooo muuuuuuuuy largoooooo

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><img><table><tr><td><th><tbody><div><p class="rtecenter"><h1><h2><h3><h4><b>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Type the characters you see in this picture. (verificar usando audio)
Escriba los caracteres que ve en la imagen de arriba. Si no puede leerla, envíe el formulario y se creará una nueva imagen. No se diferencian mayúsculas de minúsculas.