Venezuela solicita réplica ante artículo publicado por la revista The Economist

Desprestigia reconocimiento de la FAO

Venezuela solicita réplica ante artículo publicado por la revista The Economist

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Archivo.
Prensa Mppre

El Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores ha solicitado una réplica a la revista The Economist por el recién publicado artículo que pretende desprestigiar el reconocimiento dado a Venezuela de parte de la FAO.

A continuación el texto de la nota enviada a la publicación británica:

The Economist contra la FAO y Venezuela

El pasado 20 de junio The Economist publicó un artículo sobre el reconocimiento que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) dio a Venezuela por sus logros en la lucha contra el hambre con el que la revista pretende desinformar y cuyo sesgo contra el Gobierno Bolivariano se devela de entrada en el irrespetuoso título "Cómanse el chavismo" (Let them eat Chavismo http://goo.gl/RxFmXM).

En el texto se ponen en tela de juicio las cifras convalidadas por organizaciones internacionales acreditadas ante todas las instancias de control y seguimiento que han establecido los gobiernos del mundo y se dan por ciertas las que ofrecen organizaciones que The Economist presenta como independientes pero que son de manifiesta oposición al Gobierno venezolano, financiadas desde el exterior en algunos casos, y cuyos análisis carecen del rigor necesario.

En un mundo en el que, según datos de la FAO, 795 millones de personas sufren hambre, el Gobierno Revolucionario de Venezuela ha logrado reducir la pobreza extrema a 5,4% y garantizar que el 95,4% de los venezolanos coma tres veces al día. Estas cifras contrastan significativamente con las registradas durante los años 90, en las que según los propios gobiernos de la época, apenas 1 de cada 5 venezolanos lograba cubrir sus necesidades alimentarias básicas.

Venezuela ha logrado incrementar el consumo de proteínas por persona, superando el nivel de calorías/persona/día establecido por la FAO, llegando a 2.720 kilocalorías contra las escasas 2.300 que se consumían antes del triunfo de la Revolución Bolivariana.

Durante los últimos 15 años se ha reducido en 57% la desnutrición infantil y superamos la meta del milenio relativa a la erradicación del hambre, ubicando los índices de subnutrición por debajo del 5%. Como evidencia de estos indicadores, desde el año 1999 la talla de nuestros niños se ha incrementado en 3,1%.

Destacamos, además, que hemos sido pioneros en el establecimiento del carácter constitucional del derecho a la alimentación, contemplado en la Constitución aprobada por nuestro pueblo en el año 1999.

Adicionalmente, Venezuela es el único país del mundo que cuenta con un ministerio dedicado al tema alimentario, estructura inspirada en la visión solidaria y revolucionaria que contempla a la alimentación como un derecho y no como una mercancía.

Asimismo, nos llenan de orgullo los logros que como región hemos alcanzado en los últimos años. América Latina ha dado pasos enormes hacia la erradicación del hambre. A la fecha más de 30 millones de personas han salido de la línea del hambre y la exclusión.

Nuestro país rechaza categóricamente la postura de The Economist, al mostrar a Venezuela como el único país en padecer los azotes de la crisis global del capitalismo, obviando la realidad mundial y negando los avances, significativos y palpables, que en materia de alimentación, educación, empleo y salud ha alcanzado la Revolución Bolivariana a pesar de los ataques económicos de los cuales ha sido objeto desde sus inicios.

The Economist pareciera formar parte de la arremetida mediática que viene adelantando la derecha mundial en contra del valiente pueblo venezolano que, a pesar de las manipulaciones y los ataques económicos, se mantiene firme en la defensa de su Revolución.

En el Gobierno Bolivariano exhortamos a The Economist a reflejar en sus páginas los indicadores de pobreza que existen en el mundo y a compararlos con los de Venezuela, en el noble ánimo de tributar a la verdad.

Categoria:

Dejanos un comentario