Revolucionarios celebran Día de la Radiodifusión batallando contra las mentiras mediáticas

93 años

Revolucionarios celebran Día de la Radiodifusión batallando contra las mentiras mediáticas

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: (Félix González YVKE Mundial)
YVKE Mundial/ Magdalena Valdez

Cada 20 de mayo se celebra en Venezuela, el Día de la Radio en Venezuela. En el año 1926, se entregó el primer permiso radioeléctrico otorgado bajo la dictadura de Juan Vicente Gómez a la primera emisora denominada AYRE, la que transmitía en amplitud modulada (AM), para la ciudad de Caracas.

La transmisión de AYRE se realizó desde la plaza de toros del Nuevo Circo con una programación basada en la lectura de noticias de los diarios caraqueños, programas de humor y música.

En 1930 el Grupo 1BC funda la emisora YVIBC la cual trasmitía una programación similar aunque más planificada que AYRE, contaba con mucho más presupuesto que la anterior y su programación se extendía casi hasta la media noche. En esta emisora se estrenó el género de dramáticos en Venezuela. En el año 1935 se transforma en Radio Caracas Radio.

A partir del 6 de junio de 1934, con la creación de La Voz de Carabobo, comienzan a fundarse emisoras en las principales ciudades de Venezuela. Le siguieron Ondas Populares el 10 de febrero de 1935, Emisoras Unidas el 16 de febrero de 1935, y La Voz del Táchira (hoy Radio Táchira) el 15 de noviembre de 1935. En 1936 se aprueba el primer marco regulatorio para la radio y en 1940 es derogado por la Ley de Telecomunicaciones durante el gobierno de Eleazar López Contreras.

en cuyo 

Para conocer un poco más sobre la radio pulsamos la opinión del periodista y profesor universitario Carlos Zavarce, quien asegura que a partir de la aparición de la emisora AYRE, comienza un proceso de evolución de la radio en Venezuela que, un siglo después, se considera uno de los medios de comunicación masivos más importantes del país.

  

Con Zavarce disertamos sobre la trascendencia de la radio en Venezuela, el papel que juegan las emisoras tanto del Estado como del sector privado en el comportamiento de la población y cómo desde la programación se puede generar conciencia crítica y capacidad de razonar sobre los procesos políticos y sociales del país.

Zavarce señala que en la década de los 50, tras las aparición de la televisión, se suponía que la radio debía desaparecer; no fue así, afirma el comunicador social, pues a su juicio eso lo refuerza las 1.200 emisoras de radio al aire contra 50 estaciones de televisión y 200 medios impresos.

El docente universitario sostiene que la radio sigue siendo el medio masivo por excelencia con una gran capacidad para entrar en las casa, en los carros e incluso en las oficinas. “No necesitan que nadie este mirando permanentemente; la radio es un medio que acompaña”.

Zavarce precisó que en Venezuela la situación es particular, porque se cuenta con una ley que protege a los medios alternativos y comunitarios, resaltando que operativamente existen más de 400 medios alternativos y emisoras de radio antagónicos a los circuitos privados..

El profesor universitario considera de vital importancia señalar que el Estado venezolano no detenta la mayoría de las estaciones de radio. Al contrario, alegó que los circuitos privados son los que mantienen una hegemonía en el espectro radiofónico.

Zavarce refiere que la mayoría de las emisoras privadas pertenecen al Grupo 1BC propiedad de la familia Phelps, conformado por diversas compañías como Radio Caracas Televisión y el Circuito Cisneros.

  

Detalló que ambos grupos manejan empresas que producen telenovelas, música, eventos, noticias creando en Venezuela un “gran monopolio en el sector de la comunicación”.

Explica que la situación de monopolio de las empresas de comunicación privadas ha conllevado a establecer negociaciones con las lineas de transporte público masivo del país -casi con carácter de obligatoriedad- a que sintonicen las emisoras del grupo Phelps y Cisneros.

“¿Que efecto se persigue?” El comunicador matiza que los medios privados radiofónicos trabajan permanentemente sobre las sensaciones y percepciones del público oyente.

“Estas percepciones se trabajan desde varias perspectivas, básicamente para infundir miedo y pánico en la población en función de mantener en la psique de la gente un concepto de inseguridad permanente”, sostiene.

Zavarce aclara que no se está negando la existencia de la inseguridad en el país, pero, si es necesario significar que los medios de comunicación propenden a “magnificar la situación”. La radio privada está sirviendo para eso, agrega.

Indica en contraposición el grupo de emisoras del Estado que alcanzan unas 105 a escala nacional y estas responden a una línea estructurada del Ministerio de Información y Comunicación y el resto funciona de acuerdo al grupo que las maneja; es decir, “no están amarradas a ninguna línea editorial”.

 

  

El investigador en análisis de contenidos puntualizó la importancia de distinguir que las empresas privadas de la comunicación trabajan de acuerdo a la agenda Setting, todos actúan en mutuo acuerdo para promover ideas de las clases dominantes en la misma dirección.

“La diferencia entre las radios privadas y públicas es que la última se maneja con más anarquía”, apuntó.

Zavarce dice que cuando escuchamos la radio, vemos la televisión o, en su efecto, leemos la prensa, parece que hubiese dos modelos de país. “Una de arbolito de navidad, linda donde parece que no pasa nada en contraste con otra terrible, similar al infierno de Dante, donde todo es malo, feo y dramático”.

“Venezuela no es ninguna de las dos cosas, no es una tacita de plata ni es un infierno, Venezuela es un mundo real, con logros, con avances, con cosas maravillosas”, arguye, al tiempo que reafirma que el trabajo de un periodista pasa por ser los ojos y oídos de la gente con honestidad y con una inmensa ética. 

Zavarce basado en su larga trayectoria como formador de comunicadores acota que desde los medios radiofónicos se debe ampliar el horizonte en cuanto a los productos informativos. Especifica que no solo se debe hacer noticias, sino innovar en todos tipo de productos y programas dirigido a mostrar a la gente la verdadera cara de Venezuela.

Urge mostrar la otra cara de Venezuela, la cara que no se ve por que siempre estamos en el corre corre de las noticias, entonces solo estamos entendiendo que el mundo es feo. No, no, también tenemos un lado bello en Venezuela, un lado en plena construcción, donde destacan logros deportivos, médicos y educativos.

“Es lo que debería trabajarse, alega, en función de contrarrestar la guerra a las que nos tienen sometidos, sin dejar de lado lo cotidiano”.

Precisa que los emporios comunicacionales privados producen novelas, musicales y hacen de todo; aprovechan el espectro radioeléctrico para insertar su visión hegemónica de vida, una visión estrictamente neoliberal, individualista, egoísta y mercantilista con el fin de generar a costa de la destrucción de valores y la explotación de las personas.

Zavarce puntualiza la importancia de la radio, cuando asegura que la onda hertziana llega con mínimos elementos a cualquier parte. “Es capaz de generar imágenes completas dentro de la cabeza del perceptor, dándole enormes posibilidades de sacar al por medio de un teléfono a gran velocidad la transmisión de información”

Subraya que para hacer radio no se necesitan equipos sofisticados, ni microondas, ni un ingeniero para salir al aire , esa herramienta nos da la posibilidad de que la gente esté más informada en tiempo real y tenga más capacidad de razonamiento.

Aclara que el sector privado, los dueños de las 750 emisoras trabajan para crear patrones de consumo contrarios a los valores socialistas, van creando por ejemplo, la idea de que para progresar debemos tener muchos bienes materiales, es un concepto trabajado desde la perspectiva de los intereses capitalistas.

Potencian la percepción del temor “ Todo el mundo me va a robar y vamos a ser víctimas segura del hampa , ese es otro concepto que han establecido y forma parte de la batalla, y eso es lo peligroso, cada vez que me monto en una buseta, voy escuchando las emisoras privadas, y lanzan todo el día, informaciones de terror, de angustia de miedo”

Las 70 personas que van en la buseta van escuchando el mensaje de terror y de alguna manera se van reafirmando los miedos, nuestro trabajo como comunicadores es exponer las cosas tal como son, contrastar los puntos buenos y los puntos malo y que la gente empiece a presionar para dejar de escuchar aquello, y empezar a escuchar lo que somos capaces de producir a través de nuestra realidad, creo que esa es la parte de la pelea, culminó.

Escuche el Audio: 

Categoria:

Dejanos un comentario