Retrocede virus AH1N1 en Panamá

Reseñó Prensa Latina

Retrocede virus AH1N1 en Panamá

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Archivo.
YVKE Mundial/ Prensa Latina

El brote del virus de influenza AH1N1 que mantiene alarmada a la población panameña apunta síntomas de disminución, después causar 39 muertes confirmadas en laboratorios, informó este sábado un comunicado del Ministerio de Salud (Minsa).

"Esto demuestra que el cumplimiento por parte de la ciudadanía de las recomendaciones sanitarias, la vacunación a las poblaciones vulnerables y las acciones realizadas por el sector salud, están siendo efectivas en la prevención y el control de esta enfermedad", señaló el texto.

Investigaciones realizadas por el panameño Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud y el Centro de Control Enfermedades de Atlanta, en Estados Unidos, demuestran que la inmunización aplicada en el país se corresponde con la cepa AH1N1pdm09, la misma que circula actualmente.

El virus es similar al presentado en los últimos años en Panamá y la institución desmintió en reiteradas ocasiones la versión de que fue introducido por migrantes irregulares.

Señaló el informe que desde el incremento de la infección respiratoria aguda grave, ingresaron mil 972 casos a instituciones de salud, de los cuales aún 347 permanecen hospitalizados.

Desde el inicio del brote, una avalancha de personas acudió a los centros sanitarios en busca de la vacuna, a pesar de que las indicaciones médicas sugieren la misma para menores de cinco años, mayores de 60, embarazadas y pacientes con enfermedades crónicas.

No obstante, al pánico creado en la población por las muertes, hizo que el Gobierno tomara la decisión de ampliar la cobertura de inmunización y desde finales de abril hasta la fecha aplicaron un millón 600 mil 728 dosis, que representa más del 40 por ciento de la población, y están a la espera de la llegada de otro millón de vacunas adquiridas recientemente.

Paralelo a esta situación de salud, circulan en la nación en menor medida los virus de zika, dengue, malaria y chikungunya, sobre los cuales se mantiene constante vigilancia y la exhortación a controlar los criaderos del mosquito Aedes aegypti, trasmisor de estas enfermedades.

El zika retrocedió notablemente, después de un brote que hizo crisis en los meses de marzo y abril, con particular énfasis en la zona indígena caribeña de la Comarca Guna Yala, con algunas secuelas a embarazadas, según el Minsa.

Por su parte, se reportaron en las primeras 22 semanas de este año 564 casos confirmados de dengue, de los cuales solo dos fueron clasificados como graves y ocurrió una defunción, mientras que el nivel de infestación del insecto transmisor es del tres por ciento, informó la fuente.

Malaria o paludismo es otra de las enfermedades persistentes en Panamá, que hasta finales de junio contabilizó 326 pacientes, mientras que el chikungunya se redujo a 10 en 2016.

/N.A

Dejanos un comentario