Presidente Maduro conmemoró 34 años de la Masacre de Yumare

A través del Twitter

Presidente Maduro conmemoró 34 años de la Masacre de Yumare

Versión para impresiónSend by emailPDF version
(Foto. Cortesía)
Yvke Mundial/Mayerling Jimenez

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, rindió homenaje este viernes a la memoria de los 9 compañeros revolucionarios asesinados hace 34 años, en la Masacre de Yumare.

A través de su cuenta en la red social Twitter, el Jefe de Estado destacó que “esa política fascista y terrorista, es la verdadera cara de la oligarquía nacional, en contra de los que piensan diferente. Por eso, no volverán jamás”.

Con intención anticomunista de acabar con cualquier pensamiento o grupo revolucionario, el entonces presidente de la República de Venezuela, Jaime Lusinchi, persiguió durante su mandato a cualquiera que se opusiera a su gestión de gobierno.

Entre los hechos más crueles contra civiles llevados a cabo, se reconoce la Masacre de Yumare, en la que nueve dirigentes sociales de izquierda fueron acusados de formar parte de la guerrilla y ajusticiados.

El sector Barlovento, caserío La Vaca del municipio Manuel Monge (Yumare), en el estado Yaracuy, fue el escenario donde hace 30 años fueron ajusticiados nueve venezolanos.

Luis Rafael Guzmán Green (40), José Rosendo Silva Medina (33), Ronald José Morao Salgado (31), Dilia Antonia Rojas (42), Simón José Romero Madrid (28), Pedro Pablo Jiménez García (40), Rafael Ramón Quevedo Infante (31), Nelson Martín Castellano Díaz (31) y Alfredo Caicedo Castillo (31) fueron las víctimas de aquel sangriento hecho ocurrido el 8 de mayo de 1986.

Se sumaba así un crimen más al prontuario del régimen puntofijista (sistema político gobernado por AD y Copei entre 1958 y 1998), que adelantaba entonces operaciones de exterminio contra dirigentes revolucionarios.

Al frente de esta acción estuvieron grupos de militares y efectivos de la extinta Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), a cargo del excomisario Henry López Sisco. Para la época el Ministerio de Relaciones Interiores lo dirigía Octavio Lepage, hombre de confianza del presidente adeco Jaime Lusinchi.

Para justificarse los funcionarios dijeron que habían estado en un enfrentamiento armado y que fueron emboscados en un lugar boscoso por los asesinados. No obstante, las evidencias fotográficas revelaron que la zona donde todos los ciudadanos murieron estaba poblada de vegetación baja y todo el terreno estaba despejado. Los testimonios de los responsables eran falsos.

Testigos declararon que las nueves personas asesinadas por el comando de la Disip fueron detenidas, luego torturadas y, por último, ejecutadas. Posteriormente, los propios funcionarios les colocaron ropa militar encima de su ropa civil, con el propósito de presentarlos como guerrilleros, y así lo demostraron los estudios criminalísticos y las evidencias. No fue más que una matanza orquestada por el Gobierno de Luisinchi para acabar con sus disidentes.

Categoria:

Dejanos un comentario