Papa Francisco critica la corrupción por considerarla más que un pecado

Con fuerza

Papa Francisco critica la corrupción por considerarla más que un pecado

Versión para impresiónSend by emailPDF version
(Foto. Archivo)
YVKE Mundial/ AVN

El Papa Francisco criticó con fuerza la corrupción al considerarla más que un pecado, porque más que un acto se convierte en un modo de vida, de acuerdo a fragmentos divulgados este sábado del primer libro dedicado a recoger una extensa entrevista realizada al jefe de Estado del Vaticano.

El nombre de Dios es misericordia es el título del libro-entrevista que fue escrito por el especialista en temas del Vaticano Andrea Tornielli y estará disponible en más de 80 países. En el texto, que será publicado el próximo martes, el primer Pontífice latinoamericano aseguró que la corrupción no es igual al resto de los pecados, refiere Prensa Latina.

El Papa explica que "un pecador es consciente de sus errores, los asume con humildad y se arrepiente de ellos, mientras la corrupción no es un acto sino una condición, un estado personal-social que se convierte en un modo de vida".

El corrupto "construye su autoestima basado en actitudes fraudulentas, la vida pasa en medio de atajos de oportunismo a costa de su propia dignidad y la de los más. Los corruptos son siempre los que dicen: Yo no fui", citó el diario Il Fatto Quotidiano al divulgar algunos fragmentos del libro.

"No es fácil para un corrupto salir de esta condición para realizar una reflexión interior. Generalmente, el Señor lo salva a través de grandes pruebas de vida, situaciones que no pueden evitar (...). Hay que repetirlo: pecadores sí, corruptos no", insiste citado por la Agencia Télam.

Además, la máxima figura de la Iglesia católica aborda diversos temas como los presos y aseguró no sentirse mejor que ellos porque "sus caídas podrían haber sido las mías". Y contó que cada vez que entra a una cárcel piensa: "¿por qué ellos, y no yo?".

También se refirió a la homosexualidad y señaló que las personas homosexuales deber ser tratadas con delicadeza y nunca marginarlas.

En este sentido, recordó las palabras pronunciadas en 2013 en Brasil, poco después de asumir su Pontificado: "Si una persona es gay, busca el señor y tiene buena voluntad ¿quién soy yo para juzgarle?".

"Sobre todo me gusta que se hable de 'personas homosexuales', porque primero está la persona, con su dignidad. La persona no es solo definida por su tendencia sexual: No olvidemos que somos todos criaturas amadas por Dios, destinatarias de su infinito amor", manifestó.

Categoria:

Dejanos un comentario