OIT alerta que a 168 millones de niños los obligan a trabajar

Más de 80 millones ponen en riesgo su vida

OIT alerta que a 168 millones de niños los obligan a trabajar

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Referencial
Yvke Mundial/Ciudad Caracas

Unos 168 millones de niños son víctimas de explotación laboral alrededor del mundo, de los cuales más de 80 millones ponen en riesgo sus vidas realizando trabajos peligrosos. Las regiones de Asia y África tienen los índices más altos de menores dedicados a actividades laborales: casi 78 millones, equivalente a 9,3% de la población infantil, reseña Telesur.

En América Latina y el Caribe hay 13 millones de niños en fuentes laborales, según un informe de la Unicef. 50% de la tasa de empleo infantil en Latinoamérica se concentra en la agricultura debido a la mayor presencia de la informalidad.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el año 2002, propuso la fecha 12 de junio para conmemorar el “Día mundial contra el trabajo infantil”, con el objetivo de concientizar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad.

El tema central de este año es el impacto de los conflictos y catástrofes en el trabajo infantil, debido a las serias afectaciones que deja la destrucción de medios de subsistencia, los servicios básicos y obliga a las personas a huir de sus hogares.

Según la ONU, en el mundo existen más de 1.500 millones de personas que viven en países afectados por conflictos, la violencia o la inestabilidad. A esta cifra se suma que cada año, alrededor de 200 millones de personas, son víctimas de catástrofes naturales, un tercio son niños.

Estas situaciones extremas tienen un efecto devastador en la vida de las personas. La OIT calcula que 115 millones de niños trabajan en condiciones de peligro en diversos sectores, entre los que se encuentran la agricultura, la minería, la construcción, la manufactura, la industria de servicios, establecimientos de comida rápida y el servicio doméstico.

La industria textil en Asia agrupa a la mayoría de los menores que trabajan. Los niños se encargan de coser ropa barata para su exportación. En África y Medio Oriente, más que en otras regiones del mundo, los conflictos y catástrofes son los responsables directos de las altas tasas de empleo infantil. La mayoría de los refugiados no tienen derecho a trabajar en los países de acogida y optan por enviar a sus niños a obtener dinero.

A pesar de estas cifras la OIT registra una ligera disminución del trabajo infantil desde el año 2000, pasando de 246 millones a 168 millones, de los cuales más de la mitad, es decir, 85 millones efectúan trabajos peligrosos.

Categoria:

Dejanos un comentario