Artículo de opinión

Oír crecer la hierba

Foto: Archivo.
Sin votos (todavía)
YVKE Mundial/ Antonio Aponte

El revolucionario, tal como el poeta, debe tener la sensibilidad para oír crecer la hierba. Debe cuidar esta facultad con el apremio del que cuida la vida. Esto es verdad para cualquier revolucionario, pero más lo es cuando se ocupan posiciones de poder. Una Revolución en el poder está asediada por diez mil serpientes que se ocultan en la inadvertencia, en la incredulidad, en la acechanza de las fieras heridas. La confianza en lo imaginado, confundir lo deseado con la realidad, es el principal peligro de los intentos revolucionarios.

A nosotros llega una entrevista de Carlos Altamirano, Secretario General del Partido Socialista de Chile, partido principal de la Unidad Popular que llevó al poder a Salvador Allende. Altamirano, protagonista de la política de Chile en ese período del que tanto tenemos que aprender, con su testimonio evidencia la incomprensible y sorprendente conducta de los revolucionarios en un gobierno que enfrenta a la fiera fascista. Oigamos a Carlos Altamirano:

"Hay que decirlo: fue un golpe letal, porque no sólo fue un simple golpe militar, sino además un golpe sicológico, sociológico y afectivo, que no sólo golpeó a los alrededores del Estado, sino también fuera y dentro de nosotros mismos. Nos cambió no sólo la vida política, sino la vida cotidiana, la vida privada, la identidad de uno mismo. Nadie estaba preparado para un golpe de Estado que tuviera ese tipo de impactos, que trastornara hasta la psiquis, hasta los pensamientos más íntimos. Y eso fue, como habría dicho García Márquez, la <crónica de un golpe anunciado>.

(...) Era claro que la derecha no iba a aceptar por ningún motivo que le expropiaran sus fundos, sus bancos, sus riquezas, para <distribuir mejor el ingreso nacional>… ¡Jamás! Pero no todos temían lo que yo estaba temiendo. Entre nosotros había varios dirigentes y camaradas que se negaban a dar por cierta esa posibilidad, entre ellos, mi amigo y jefe, Salvador Allende.

(…) Cuando estalló el golpe (…) De inmediato tomé el teléfono y llamé a Salvador, que estaba en Tomas Moro, para confirmar la información. Salvador me contestó algo secamente, denotando tensión: <Si, si, viene el golpe…> <Salvador, ¿y qué vamos a hacer?…>. <Bueno, tu dirección partidaria sabrá qué hacer> me contestó, abruptamente…

(…) El hecho es que no existía ningún plan cívico-militar para orientar a La Moneda en caso de que se produjera el temido golpe. No había, en ese sentido un acuerdo previo entre el Presidente de la República y los partidos políticos que lo apoyaban. Y no habiendo un acuerdo a ese nivel, menos había un plan de acción entre los partidos y las bases sociales.”

Sobran las palabras, la hierba fascista creció y no supieron sentirla, oírla… La Chile de Allende es una gran lección para la Revolución Bolivariana.

¡Con Chávez todo, sin Chávez nada!



Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><img><table><tr><td><th><tbody><div><p class="rtecenter"><h1><h2><h3><h4><b>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Type the characters you see in this picture. (verificar usando audio)
Escriba los caracteres que ve en la imagen de arriba. Si no puede leerla, envíe el formulario y se creará una nueva imagen. No se diferencian mayúsculas de minúsculas.