Nube de polvo del Sahara: efectos sobre la salud

Aquí te dejamos algunas recomendaciones

Nube de polvo del Sahara: efectos sobre la salud

Versión para impresiónSend by emailPDF version
apuntoenlinea.net

Una nube de polvo del Sahara se acerca a Venezuela y permanecerá sobre el país durante al menos 96 horas, según pronostica el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMEH).

Se trata de millones de partículas que viajan por los aires desde África hasta América, en más de 10 millones de kilómetros de recorrido, y que a su llegada afectará la calidad del aire y la visibilidad. Se espera que el fenómeno se presente en Venezuela la tarde de este domingo, su ingreso se producirá desde la porción oriental.

«La arena del Sahara se levanta cuando el aire cálido del desierto choca con el aire más fresco de la región de Sahel – justo al sur del Sahara. Mientras que las partículas ascendentes se remolinan, los vientos alisios intensos comienzan a soplar hacia el oeste en el Atlántico Norte. Las tormentas de polvo se forman, sobre todo, durante los meses del verano y del invierno, pero en algunos años – por razones que no se entienden – se forman en todos», explica el portal de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El polvo del Sahara puede ocasionar afecciones respiratorias, por lo que se sugiere la utilización de mascarillas, para evitar la exposición directa.

Señalan expertos que, aunque es un fenómeno común, que incluso tiene efectos benéficos en ecosistemas como el del Amazonas, se hace preciso tomar previsiones, para no sumar inconvenientes de salud de la población.

“Las partículas tienen un tamaño de entre 2,5 y 10 micras, que son las partículas respirables. Entonces, pueden entrar por nariz y boca al momento de respirar y alojarse en la tráquea, en los bronquios o llegar incluso en menor tamaño las 2,5 hasta los terminales, los bronquios y los alveolos en los pulmones”, explicó Olga Mayol, experta del Instituto de Estudios de Ecosistemas Tropicales de la Universidad de Puerto Rico.

Efectos sobre la Salud

Según explica la OPS, el peligro que genera el fenómeno de recurrencia anual -que cubre un área de 800 kilómetros de ancho- radica en el contenido de bacterias, virus, esporas, hierro, mercurio, y pesticidas que presenta el polvo, estos contaminantes los recoge a su paso por zonas deforestadas del Norte de África, particularmente los países subsaharianos intensamente afectados por desertificación, generada por el agotamiento de bosques por el uso no controlado de ese recurso.

Estas tormentas cuando logran concentrarse y alcanzar áreas pobladas de Europa y América, pueden provocar la aparición de alergias y crisis asmáticas en muchas personas, sobre todo aquellas que ya sufrían problemas respiratorios o de inmunodepresión. Muchas veces se refieren casos de «gripes» persistentes o alergias sin causa aparente que pueden haber sido provocadas por el contacto con partículas de origen biológico presentes en estas brumas.

Recomendaciones

Las personas con enfermedades respiratorias crónicas (EPOC, asma), adultos mayores, mujeres embarazadas y niños deben usar protectores respiratorios tales como mascarillas o un pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca.

Si se tiene sensación de cuerpos extraños en los ojos, lávese con abundante agua. Es preferible utilizar agua potable, hervida o clorada. Lávese las manos antes de iniciar el procedimiento.

Cubra las fuentes de agua como pozos, recipientes o estanques de almacenamiento de agua para evitar contaminación.

Siempre debe utilizar los equipos de protección personal apropiados como gafas protectoras, mascarilla, o pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca.

Humedezca los sectores de su casa antes de barrer para evitar la re-suspensión del polvo que pudiera acumularse.

 

Etiquetas:

Compartir esta Noticia

Categoria:

Dejanos un comentario