Nazareno de San Pablo recorrerá este Miércoles Santo el centro de Caracas

Engalanado con miles de orquídeas

Nazareno de San Pablo recorrerá este Miércoles Santo el centro de Caracas

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Archivo
Yvke Mundial/Agencias/ Ciudad Caracas

Como manda la tradición cada Semana Santa los feligreses de la Basílica Santa Teresa se preparan este 2019 para participar de la tradicional misa y procesión del Nazareno de San Pablo que se realizará este Miércoles Santo.

Este martes, los encargados de la Cofradía del Nazareno de San Pablo, recibieron entre 2.500 y 5.000 orquídeas para decorar la imagen del Nazareno asi como la Virgen de la Dolorosa.

El recorrido de la procesión se iniciará desde el templo hasta la esquina de Cruz Verde, pasando luego a las esquina de Velázquez y seguidamente hasta la avenida Lecuna, siguiendo hasta Angelitos y de allí hasta los Bloques del Silencio, seguidamente hasta la esquina del Saime, retornando luego hasta la Basílica.

Las autoridades han dispuesto un amplio operativo de seguridad policial, así como puntos de socorro. En la plaza de la iglesia ya se pueden observar toldos del Ministerio de Turismo, vehículos de los Bomberos del Gobierno del Distrito Capital, Policía de Caracas y Guardia Nacional Bolivariana para prestar apoyo.

La procesión del Nazareno es la más popular de cuantas se realizan durante la Semana Mayor siendo la asistencia todos los años multitudinaria. Se prevé que la apertura del templo sea a las 11:30 p.m. de acuerdo a lo informado por el Padre Armelin De Sousa, Párroco de la Basílica, quien presidirá la primera misa a las doce de la noche.

El Padre Juan Manuel Fernández vicario parroquial, celebrará a la una de la mañana y así sucesivamente diversos sacerdotes y obispos auxiliares de la Arquidiócesis, durante la madrugada y el día de este Miércoles Santo, siendo un total de 15 misas en honor del Nazareno.

A las doce del mediodía se llevará a cabo la eucaristía central, la cual estará presidida por el Administrador Apostólico de Caracas, Cardenal Baltazar Porras, en compañía de diversos representantes del clero caraqueño.

A las 3:00 p.m. la eucaristía que precederá a la procesión del Nazareno será oficiada por el monseñor Aldo Giordano, Nuncio Apostólico en compañía del párroco y vicario de esta iglesia.

El recorrido de la procesión se iniciará desde el templo hasta la esquina de Cruz Verde, pasando luego a las esquina de Velázquez y seguidamente hasta la avenida Lecuna, siguiendo hasta Angelitos y de allí hasta los Bloques del Silencio, seguidamente hasta la esquina del Saime, retornando luego hasta la Basílica.

El director del grupo de Cámara José Ángel Lamas, Luis Parada, acompañará musicalmente las diversas celebraciones eucarísticas, afirmando que se interpretarán diversas piezas musicales, entre ellas el Popules Meus, de José Ángel Lamas, para abrir la ceremonia, seguida de otras composiciones.

”Por más de 50 años, aquí en la Basílica, tenemos como tradición, dejada por el maestro Angelo, quien fuera organista de este templo, interpretar en ese momento cantos como: Tu Reinaras, el Ave de Lourdes y posteriormente el himno nacional”, afirmó Parada.

La devoción tiene su origen en un limonero

Para los fieles católicos, la pasión y muerte de Jesucristo significa la limpieza de todos los pecados. No obstante, los caraqueños tienen una historia muy particular cuando se trata del Nazareno de San Pablo.

Cuentan los cronistas de la ciudad que, en 1696, una gran epidemia de peste atacó a los habitantes de Caracas. En busca de un milagro, el Nazareno fue sacado en procesión por las calles. Mientras caminaban los fieles, acompañando a la imagen, la corona de espinas de ésta se enredó en la esquina del templo (Miracielos) con un limonero, del cual se desprendieron varios frutos. Con esta fruta se hizo un jugo que fue distribuido entre las personas que estaban enfermas, quienes sanaron de inmediato. El pueblo interpretó el hecho como una señal de Dios.

Cuenta la historia que en 1880 el entonces presidente, Antonio Guzmán Blanco, ordenó la destrucción de la Capilla de San Pablo, para dar paso al Teatro Municipal, trasladando la imagen del Cristo Negro hasta la basílica de Santa Teresa.

Categoria:

Dejanos un comentario