La cera de los oídos no es sucio

Mantengamos la higiene de nuestro cuerpo

La cera de los oídos no es sucio

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Archivo
YVKE MUNDIAL/SAHUM
Es importante que cuidemos de nuestra salud, a veces sostenemos la creencia que ciertas sustancias que segrega nuestro cuerpo es desecho o simplemente es sucio, resulta que la realidad es otra, tal como ocurre con uno de los sentidos de nuestro cuerpo el oído el cual tiene un sistema perfecto  tomando en cuenta que hay que tener cuidados en su higiene. Desde el Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo se presta el servicio de manos de la especialista la doctora Madgalena Porta, médico adjunto al Servicio de ORL.
 
LA CERA DE LOS OÍDOS NO ES SUCIO
  
‘A diferencia de la creencia de la mayoría, el Cerumen (sustancia que segregan los oídos) no es sucio o falta de higiene; muy al contrario, consiste en un importantísimo mecanismo de protección del sentido auditivo’.
 
NOS LIMPIAMOS LOS OÍDOS INCORRECTAMENTE
 
“Frecuentemente a ORL  (Servicio de Otorrinolaringología) del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM) acuden pacientes con problemas  en el canal auditivo, por realizarse, limpieza incorrecta de los oídos, lo cual requiere atención inmediata, evitando un mal mayor”.  Quien explica este problema es la doctora, Magdalena Porta, médico Adjunto al Servicio de ORL.
 
QUÉ ES EL CERUMEN?
 
El cerumen, cera o cerilla, es una sustancia amarillenta secretada por el oído humano y el de muchos otros mamíferos. El cerumen y la resina desempeñan un importante papel en el canal auditivo, ya que ayudan en su limpieza y lubricación; también proporciona protección contra algunas bacterias, hongos e insectos. El exceso de cerumen o el incrustamiento de este puede presionar el tímpano u ocluir (taponar) el conducto auditivo externo, además de perjudicar el sentido del oído.
 
LOS HISOPOS ESTÁN PROHIBIDOS
 
“En los cuidados de nuestros oídos,  principalmente debemos eliminar por completo el uso de hisopos”, advirtió la especialista y señaló, que los hisopos no están hechos para la limpieza del oído “estos no se deben higienizar en la parte interna, ya que ellos tienen un mecanismo que está condicionado a la formación de cierta cantidad  de cera que  produce y  la cera -en condiciones normales- se exterioriza y sale sola”, apuntó.
 
Continuó orientando “aunque nos suene extraño, una capa superficial de cera hace falta en los oídos, porque los protege de infecciones, virus, bacterias y hongos que viven en la piel del conducto auditivo, la cera NO ES SUCIO y al retirarla le quitamos la protección a este órgano”, aclaró.
 
 
MUCHOS HURGAN SUS OÍDOS CON LLAVES, PALOS DE FÓSFOROS Y HASTA ALAMBRES
 
Son muchas las personas, que con objetos extraños, pretenden extraer la tan necesaria cera de sus oídos, arriesgándose a dañarlos permanente, hasta el punto de exponerse a quedar sordos.
“solo la parte externa debe ser aseada con un paño limpio luego del baño, existen personas que producen más cera de la que el oído es capaz de eliminar y en estas circunstancias es que se forman los tapones -que aunque no son patología graves- producen obstrucción y deben ser retirados con lavados o con un instrumento para solventar la audición del paciente, regularmente la persona que sienta que su capacidad de audición ha disminuido debe visitar al Otorrino, apuntó”.
 
RECOMENDACIONES ANTE EL TAPÓN DE CERA
 
Exhortó la doctora Magdalena Porta, a que estos pacientes que recurrentemente sufren de esta condición “deben usar de 2 a 3 gotas de algún emulsionante, como: glicerina o aceite para niños, para que la cera que producen pueda volverse más líquida y salga sola, sin llegar  a compactarse dentro del oído -y una vez verificado por el especialista que  este tapón de cera  persiste y no salió por sí solo- se procede a retirarlo”, recomendó.
 
Recuerde que somos los responsables del cuidado de nuestro cuerpo, porque de ello depende nuestra salud y calidad de vida.
Foto ampliada: 

Compartir esta Noticia

Categoria:

Dejanos un comentario