José Gregorio Hernández es motivo de profunda fe en Dios y los milagros

Presidente Nicolás Maduro

José Gregorio Hernández es motivo de profunda fe en Dios y los milagros

Versión para impresiónSend by emailPDF version
"José Gregorio Hernández se ha convertido para todos los venezolanos, en un motivo de profunda fe en Dios y el poder de los milagros". Foto: Archivo
Yvke Mundial/Anais Lucena

El "médico de los pobres", el Doctor José Gregorio Hernández, se ha ganado un lugar en los altares de los devotos, con bondad y milagros otorgados que han sido comprobados por miles de feligreses.

Así lo destacó el presidente Nicolás Maduro, al conmemorar el 153° aniversario del nacimiento del médico, científico, profesor y filántropo de profunda vocación religiosa, ocurrido el 26 de octubre de 1864 en Isnotú, estado Trujillo.

"José Gregorio Hernández se ha convertido para todos los venezolanos, en un motivo de profunda fe en Dios y el poder de los milagros", resaltó el jefe de Estado a través de una publicación en Facebook.

"Durante su vida, fue un destacado médico, científico y docente universitario, que conjugaba la fe en el camino de Jesucristo de una forma plena, cuando ejerció su profesión poniendo en primer lugar a los pobres, a los desamparados, haciendo consultas gratuitas por las comunidades más humildes y a quien no le fue suficiente servir en vida, sino que su espíritu pudo vencer a la muerte", recordó.

El primer Mandatario Nacional exaltó que hoy en día es portador de la esperanza de muchos que oran en su memoria y que obtienen el milagro de recuperar la salud, incluso en los momentos más difíciles y en las situaciones donde la ciencia ha agotado todas las alternativas.

 

Hoy se cumplen 153 años del natalicio del médico de los Pobres, el Doctor José Gregorio Hernández, en el pueblo de Isnotú en el estado Trujillo.

José Gregorio Hernández se ha convertido para todos los venezolanos, en un motivo de profunda fe en Dios y el poder de los milagros. Durante su vida, fue un destacado médico, científico y docente universitario, que conjugaba la fe en el camino de Jesucristo de una forma plena, cuando ejerció su profesión poniendo en primer lugar a los pobres, a los desamparados, haciendo consultas gratuitas por las comunidades más humildes y a quien no le fue suficiente servir en vida, sino que su espíritu pudo vencer a la muerte y hoy es portador de la esperanza de muchos que oran en su memoria y que obtienen el milagro de recuperar la salud, incluso en los momentos más difíciles y en las situaciones donde la ciencia ha agotado todas las alternativas.

Los venezolanos católicos, seguimos orando con fe, para que su causa en el Vaticano sea aprobada y se le permita ocupar en lugar que con bondad comprobada se ha ganado en los altares.

Categoria:

Dejanos un comentario