Intensas protestas en Panamá llevan al gobierno a escuchar reclamos

En la ciudad de Colón

Intensas protestas en Panamá llevan al gobierno a escuchar reclamos

Versión para impresiónSend by emailPDF version
(Foto. Archivo)
AVN

Tras 48 horas de intensas protestas en la ciudad de Colón, en Panamá y al menos 35 detenidos, los habitantes de esta localidad decidieron finalizar las huelgas a propósito del anuncio del gobierno nacional de escuchar sus reclamos en una mesa de diálogo.

El ministro de Gobierno, Álvaro Alemán será el encargado de escuchar las peticiones de los colonenses, quienes como principal tema expondrán sus molestias ante la propuesta del gobierno nacional de aplicar una "renovación urbana".

De acuerdo con Edgardo Voitier, uno de los líderes del Comité de Lucha por la Salvación de la Costa Atlántica, este programa "plantea trasladar a los habitantes, mayormente pobres y clase media, del centro de la ciudad panameña a barriadas periféricas", refiere el portal Resumen Latinoamericano.

Bajo la mediación de la iglesia católica este jueves se prevé el encuentro en el que también se tratarán otras molestias de los colonenses como el acceso a la luz, agua potable y buena alimentación, servicios básicos que no disfrutan a pesar de estar en una zona cerca del canal de Panamá, reseña Prensa Latina.

En ese contexto, también condenan el precario sistema de salud, y las deplorables condiciones de las escuelas y viviendas, las cuales califican de "no habitables", refiere Telesur.

La llamada "renovación urbana" anunciada por el gobierno de Juan Carlos Varela en Panamá fue el detonante que provocó la explosión social de los habitantes de Colón, quienes "sospechan" que el gobierno pretende utilizar los recursos públicos para "poner una ciudad bonita, pero para los ricos ahora", con lo que consideran no les brindará solución habitacional.

Las protestas que tuvieron lugar en Colón durante 48 horas sse caracterizaron por los enfrentamientos entre manifestantes y policías, unido a denuncias de saqueos a comercios. Ante estos hechos, la gobernadora de Colón, Jenith Campos, ordenó toque de queda.

Durante dos días Colón amaneció con casi todos sus comercios cerrados, paralizadas las obras constructivas, sin apenas transporte público y las escuelas vacías, en respuestas a un llamado a huelga "en rechazo al perverso propósito de renovación urbana".

Las protestas recibieron el respaldo de estudiantes y profesores de la Universidad de Panamá, que en la capital bloquearon el tránsito.

Etiquetas:

Compartir esta Noticia

Categoria:

Dejanos un comentario