Guía práctica para los familiares de personas con Alzheimer

Los pacientes con este mal suelen acarrear consigo situaciones de difícil manejo

Guía práctica para los familiares de personas con Alzheimer

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Archivo
Telesur

El Alzheimer está diagnosticado como uno de los principales tipos de demencia que padecen los adultos mayores a causa de la reducción de acetilcolina, que es un neurotransmisor vital para el óptimo funcionamiento del cerebro y la memoria.

Los pacientes con este mal suelen acarrear consigo situaciones de difícil manejo, como cuadros de agresividad, desconexión de la realidad, antipatía con el entorno y aislamiento social. 

En este sentido, los familiares y cuidadores de estas personas afectadas por Alzheimer precisan una guía práctica para sobrellevar estos eventos de considerable dificultad. 

Actitud agresiva

 En primer lugar se debe evitar forcejear o rebatir físicamente con el anciano pues esto podría aumentar el grado de ira y estrés que experimenta en ese momento. Evitar a toda costa darle direcciones o mandatos, ya que esta situación terminaría por elevar la molestia interna del adulto mayor. Siempre es muy útil mantener un tono conciliador y amigable. Disculparse en lugar de discutir es altamente provechoso.

En primer lugar se debe evitar forcejear o rebatir físicamente con el anciano pues esto podría aumentar el grado de ira y estrés que experimenta en ese momento. Evitar a toda costa darle direcciones o mandatos, ya que esta situación terminaría por elevar la molestia interna del adulto mayor. Siempre es muy útil mantener un tono conciliador y amigable. Disculparse en lugar de discutir es altamente provechoso.

 

 

 

Alucinaciones y Delirios

 
El familiar que esté presente al memento de este cuadro nervioso del paciente debe intentar mantener la calma, esto le dará seguridad al adulto mayor en crisis. Intentar distraerlo con una respiración guiada o alguna actividad simple, como una caminata o alguna conversación agradable, puede disipar la angustia y el delirio.
 
El familiar que esté presente al memento de este cuadro nervioso del paciente debe intentar mantener la calma, esto le dará seguridad al adulto mayor en crisis. Intentar distraerlo con una respiración guiada o alguna actividad simple, como una caminata o alguna conversación agradable, puede disipar la angustia y el delirio.
 

Extravío

 
Cuando el adulto mayor que padece esta afección cerebral se extravía porque quizás salió de casa en un descuido, o sufrió alguna desconexión de la realidad y pierde el rumbo y la direccionalidad, es sugerido que no se pierda la calma y se le busque en zonas cotidianas y recurrentes de esta persona, pues es posible que su cerebro recuerde estos lugares y los procese como familiares. Además, se sugiere colocar en la billetera del adulto mayor o en una pulsera, la dirección de su residencia y números de teléfono de contacto.
 
Cuando el adulto mayor que padece esta afección cerebral se extravía porque quizás salió de casa en un descuido, o sufrió alguna desconexión de la realidad y pierde el rumbo y la direccionalidad, es sugerido que no se pierda la calma y se le busque en zonas cotidianas y recurrentes de esta persona, pues es posible que su cerebro recuerde estos lugares y los procese como familiares. Además, se sugiere colocar en la billetera del adulto mayor o en una pulsera, la dirección de su residencia y números de teléfono de contacto.
 

Olvido total y desconexión de la realidad

 
  Intentar que la persona con Alzheimer asuma la vida de la misma forma que lo hacía antes del diagnóstico médico es casi imposible, pues su cerebro ha sido afectado por la enfermedad. Si el adulto mayor no se reconoce a sí mismo, al entorno o a quienes lo rodean, se debe apoyarlo sin presión alguna, monitorear su evolución y simular que lo que dice, ve y opina es correcto.  
 
Intentar que la persona con Alzheimer asuma la vida de la misma forma que lo hacía antes del diagnóstico médico es casi imposible, pues su cerebro ha sido afectado por la enfermedad. Si el adulto mayor no se reconoce a sí mismo, al entorno o a quienes lo rodean, se debe apoyarlo sin presión alguna, monitorear su evolución y simular que lo que dice, ve y opina es correcto.
 

Autoagresión

 
Uno de los trastornos que puede provocar el Alzheimer es el rechazo a la propia persona, en ocasiones el enfermo de este padecimiento puede intentar herirse, hacerse daño y hasta atentar  contra su propia vida. Para este tipo de casos extremos, es recomendable que no se descuide la medicación del paciente, los familiares deben intentar serenar los ánimos del anciano e intentar crear una conexión empática a través de una voz cercana, apoyada por la mirada directa.
 
Uno de los trastornos que puede provocar el Alzheimer es el rechazo a la propia persona, en ocasiones el enfermo de este padecimiento puede intentar herirse, hacerse daño y hasta atentar contra su propia vida. Para este tipo de casos extremos, es recomendable que no se descuide la medicación del paciente, los familiares deben intentar serenar los ánimos del anciano e intentar crear una conexión empática a través de una voz cercana, apoyada por la mirada directa.
 

Compartir esta Noticia

Categoria:

Dejanos un comentario