Esperando el pernil

Artículo

Esperando el pernil

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Periodista venezolano Roberto Malaver (Foto: Archivo)
Yvke Mundial/UN/Roberto Malaver

Cuando Juancho Alfinger Pérez escuchó al presidente Nicolás Maduro aprobar 11 millones 800 mil euros para comprar 13 mil 500 toneladas de pernil, se puso de pie de su sillón Luis XVI, procurando no dañarle la piel donde está la marca del mueble, y llamó a su señora esposa:

—Eufrasia. Eufrasiaaaaaaaa.

La señora estaba en la cocina -como siempre- preparando la cena. Abandonó por un momento el sartén y las ollas y se fue a la sala a atender a su esposo.

—Dime Juanchón.

—Llámate al compadre Pancho, que es el único chavista al que le dirijo la palabra, para ver si nos anota desde ya, con unos perniles para diciembre.

—¿Y eso Juanchón?

—El presidente de verdad, que no es el nuestro, o sea Guaidó, acaba de anunciar la compra de un montón de toneladas de pernil para esta Navidad, así que por muy de oposición que uno sea, no va a pelar ese boche. Eufrasia.

—¿Y cuántos cochinos irán a matar para tener esa cantidad de perniles, Juanchón?

—Eso no es nuestro problema, Eufrasia. Nuestro problema es conseguir por lo menos dos perniles bien gordos con el compadre Pancho.

—Lo malo es que uno no está inscrito ni el Clap, ni en las Ubch, ni en las Comunas, ni en ese montón de cosas chavistas que han creado. Así que lo veo difícil, Juanchón.

—Eso lo soluciona el compadre Pancho, que para eso lo pusimos compadre.

Y, viendo que no tenía más armas de destrucción masiva que utilizar contra su esposo, Eufrasia salió a llamar al compadre Pancho.

Al rato, después de lograr comunicarse con el compadre Pancho, Eufrasia volvió a la sala y le dijo a Juancho.

—El compadre nos anotó en una lista.

—¿Cómo es eso? -Le preguntó Juancho.

—Me dijo que ya tenía muchos anotados y que estábamos en una lista de pre-inscritos pro el pernil.

—Ese compadre sí es, después de viejos venir a ponerlo a uno en la lista de pre-inscritos, como que uno estuviera buscando cupo en la universidad.

Y desde ya, Juancho y Eufrasia están a la espera de ese cupo.

 

Etiquetas:

Categoria:

Dejanos un comentario