Elezar Díaz Rangel marcó un antes y un después en el periodismo venezolano

Se fue otro ejemplo de ética y lucha gremial

Elezar Díaz Rangel marcó un antes y un después en el periodismo venezolano

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Eleazar Díaz Rangel / Foto: Referencial
YVKE Mundial/ Correo del Orinoco

Se fue otro ejemplo de ética, lucha gremial, docencia y consecuente con la búsqueda de una información veraz. El barinés Eleazar Díaz Rangel falleció a los 87 años, siendo su último cargo el de director del diario Últimas Noticias desde el año 2001, en el que publicaba su columna dominical “Los Domingos de Díaz Rangel” que siempre versaba sobre lo más reciente del quehacer nacional, pero también con análisis foráneos, así como opiniones en materia deportiva y cultural, si lo ameritaban

Nació en Sabaneta, estado Barinas, el 5 de marzo de 1932. Fue docente en la Escuela de Comunicación Social de la UCV, donde además, fue su director (1983-86); presidente de Venezolana de Televisión (1994-96); de la Asociación Venezolana de Periodistas; del Círculo de Periodistas Deportivos de Venezuela (CPD); de la Federación Latinoamericana de Periodistas (1976-88); directivo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP); secretario general del Colegio Nacional de Periodistas (CNP); senador por el Movimiento al Socialismo (MAS) y director del Diario Punto. Colaborador también, de diversos medios de comunicación social nacionales e internacionales.

Ejerció el periodismo deportivo mucho antes de su graduación en la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1957. En diversas épocas realizó la cobertura del atletismo, voleibol, boxeo, beisbol (amateur y profesional), así como también de los organismos de dirección deportiva, tales como el Instituto Nacional de Deportes (IND), Comité Olímpico Élite, Momento y Sport Gráfico Venezolano (COV) y diversas federaciones nacionales para los diarios El Heraldo, La Esfera y El Nacional. También fue articulista en revistas venezolanas como Élite, Momento y Sport Gráfico, entre otras.

CON CHÁVEZ

También fue directivo de la Federación Venezolana de Beisbol (amateur) y de la Federación Venezolana de Atletismo. De hecho fue exaltado en 2011 como Miembro del Salón de la Fama del Atletismo Venezolano, por su contribución a la expansión de ese deporte.

Fue coautor del libro El beisbol en Venezuela con Guillermo Becerra Mijares, pero también de otros trabajos como Miraflores fuera de juego, y otros más, en especial los referentes a la historia de nuestro periodismo y la información internacional y las agencias de noticias.

Conocido también como “el Profesor”, como le decían por respeto sus innumerables exlumnos, y aún cuando muchos de ellos pasaban el medio siglo, siempre tenía un consejo o una reprimenda cuando consideraba que equis información se manejaba mal o se trataba de manera superficial.

Por supuesto, hombre de izquierda, participó en la caída de la dictadura de Marco Pérez Jiménez (1950-58), pero además, fue uno de los dirigentes fuertes del PCV en la denominada “Lucha Armada” en la tumultuosa década de los sesenta, estando preso en el Cuartel San Carlos de Caracas. Posteriormente junto al también polémico Teodoro Petkoff y otros dirigentes de izquierda crearon el Movimiento al Socialismo (MAS), y por supuesto, en 1992 estuvo desde el primer momento con el comandante Hugo Chávez Frías, con quien entabló amistad, siendo reconocido por él y el actual presidente Nicolás Maduro Moros como un ejemplo del periodismo venezolano. También fue amigo de personalidades internacionales como el comandante Fidel Castro Ruz, a quien entrevistó varias veces en diversas épocas.

La diatriba política de las últimas dos décadas le granjeó algunas enemistades con colegas y gente cercana políticamente. Sin embargo, Díaz Rangel siempre mantuvo respeto hacia esas personas, evitando caer en enfrentamientos sin sentido.

No podía ser de otra manera, este maestro del periodismo tenía una formación y convicciones ideológicas inquebrantables. En pocas palabras, nunca fue hombre de doble discurso o un quinta columna… Ya debe estar reunido y conversando con sus apreciados amigos Gustavo Aguirre y Abelardo Raidi, eso sí, con buen escocés de por medio.

El equipo del Correo del Orinoco se suma al duelo que aflige a su esposa, Aída, sus hijos , familiares y al gremio de periodistas.

Categoria:

Dejanos un comentario