Descubre por qué tu gato no deja de lamerte

Te irás de espaldas al conocer las razones

Descubre por qué tu gato no deja de lamerte

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Referencial
Salud180

Si tienes un lindo gatito en casa que, pese a ser medio huraño, tiene como manía  lamerte, literal todo el tiempo, tal vez más de una vez te hayas preguntado "¿Por qué mi gato me lame?"; bueno pues para que no te quedes con la duda, en Salud180 te lo revelamos, ¡te irás de espaldas al descubrir las razones! 

Los gatos, pese a que en su mayoría son menos cariñosos que los perros, nos demuestran su amor metiéndose entre nuestras piernas, acostándose junto a nosotros, pegando su cuerpo al nuestro y... ¡a través de sus lamidas! 

Pero ¡ojo! Sus lamidas no solo son muestra de cariño, sino que pueden esconder otras razones, checa cuáles son: 

Para protegerte

Tal y como lo lees. Si de repente notas que tu gato se te acerca y te lame de manera casi compulsiva, el motivo es que trata de protegerte. Los gatos lamen a sus crías para protegerlos de las bacterias que pudieran anidarse en sus cuerpos, pues lo mismo hace tu gato contigo, limpiarte a través de sus lamidas para evitar que te enfermes o algo malo te suceda. 

Juego 

Aunque no lo creas, para tu gato lamerte es una forma de jugar contigo. Te darás cuenta de que está jugando contigo cuando además de lamerte, tu gato te echa una que otra mordidita. Siempre y cuando te muerda suavemente y no se le encrespe el pelo, no es señal de ataque, simplemente quiere llamar tu atención y jugar contigo. 

Demuestra su estrés 

Es importante que estés atenta a sus lamidas, pues en ocasiones pueden ser señal de alerta de que tu gato está estresado y es la manera que tiene para manifestarlo. Cuando los gatos están bajo un alto nivel de estrés o tienen ansiedad, experimentan la necesidad de lamer lo que esté a su alcance, llámese muebles, objetos, suelo... o a ti. 

Tranquila, trata de identificar los factores detonantes de su ansiedad: exceso de ruido, invitados, la llegada de otra mascota... Y busca, en la manera de lo posible, darle la vuelta a eso que le genera estrés. 

¿Qué tal eh? Ahora ya sabes las distintas razones por las que tu gato te lame, la próxima vez que lo haga, no lo volverás a ver con los mismos ojos. Tu gato se comunica con su lengua, ¡aprende a descifrar sus lamidas! 

Etiquetas:

Categoria:

Dejanos un comentario