“El bachaqueo” que caracteriza la frontera Colombo Venezolana

Contrabando de alimentos a Colombia perjudica a los más necesitados

En el 2003 el presidente Hugo Chávez dio inicio al programa social Mercal para contrarestar el sabotaje que mantenía el sistema capitalista. (Foto:Felix González)
Su voto: Ninguno Media: 5 (2 votos)
YVKE Mundial/Eliana Millán Montiel

Entre Venezuela y Colombia existen aproximadamente 2216 kilómetros de frontera situada desde el Mar Caribe en la Guajira del estado Zulia hasta la selva amazónica comprendiendo esta frontera los estados Zulia Táchira, Apure, Barinas y Amazonas. Siendo el estado Táchira, una entidad marcada como un escenario propicio del Tráfico y Contrabando en sus diferentes expresiones.

En la frontera  de San Antonio del Táchira y la población de San José de Cúcuta capital del departamento Norte de Santander, se refleja una verdad, que atenta de manera directa con los más necesitados de nuestro país, relacionada con el escape de alimentos venezolanos con especial atención de la red Mercal y Pdval.

Esta verdad golpea las políticas emprendidas por el Gobierno Nacional, dirigidas desde hace más de ocho años, a garantizar la comercialización permanente de productos alimenticios a bajos costos y fácil acceso, siendo frente importante contra la especulación y la anarquía de muchas comercializadoras que quieren jugar a la desestabilización y así crear un ambiente de desidia y anarquía en el país, beneficiando los intereses más egoístas del sistema capitalista.

El contrabando en la frontera se ha venido enquistando, no sólo en los colombianos que ven un trabajo, una práctica hasta una nueva manera de llevar “economía” o estabilidad a sus hogares, sino de igual manera en Venezolanos que sabiendo la consecuencia que trae consigo esta práctica toman en cuenta sus “ganancias” personales por encima de las necesidades colectivas del pueblo venezolano.

 

 

Al sabotaje petrolero que se dio a finales de 2002 e inicios de 2003, se le sumó la profundización de los niveles especulativos de precios y la paralización de la producción por parte de los sectores privados. Este plan orquestado por la derecha venezolana creo un clima de acaparamiento, competencia desleal, formación de monopolios.

Es así como en marzo del año 2003 se aprueba por Decreto Presidencial el Plan Excepcional de Desarrollo Económico y Social mediante el Abastecimiento de Alimentos y Otros Productos que complementan la Cesta Básica con el objeto de “garantizar el abastecimiento estable, continuo, creciente y permanente de determinados productos de la cesta básica”.

 

La esencia del programa social Mercal fue para contrarestar el sabotaje que mantenía el sistema capitalista en la cadena de distribución alimenticia y posteriormente dos años después (2005) el Jefe de Estado creo Pdval, para así satisfacer al sector de clase media que de igual forma estaba conferido en las garras del neoliberalismo.

El “Bachaqueo”

Desde que el sol sale en la caliente población de San Antonio del estado Táchira y hasta que la noche cae, la frontera Colombo Venezolana separada por el Puente Internacional Simón Bolívar, “el bachaqueo” no cesa. Llamamos bachaqueo al ir y venir, a la entrada y salida de venezolanos y colombianos de frontera en frontera practicantes del contrabando en sus variantes.

Este término se ha constituido en la frontera con Colombia por el estado Zulia, el cual se refiere al contrabando de gasolina entre la región de Mara y la Guajira. Ahora este concepto se ha extendido para entender el contrabando en otros puntos de la frontera y con otras características.

El contrabando de alimentos venezolanos al vecino país, es una constante. Y la realidad es vista en la confluida Avenida sexta de San José de Cúcuta, donde si no es por el dialecto característico de los hermanos colombianos, se cree que se está en un operativo a cielo abierto de las jornadas implementadas por la Red Mercal o Pdval que se hacen a lo largo y ancho de la geografía venezolana.

 

Esto, se hace en buena lid de las autoridades colombianas que ven con complacencia una practica ilegal donde se lucran sin ningún control muchos ciudadanos y que en detrimento de los venezolano promueven escenarios que atentan contra la política alimentaria aplicada por el Gobierno Bolivariano.

Por cada kilo de arroz que se fuga a la vecina nación, en el país se deja sin comida a una familia venezolana. Qué por cada kilo de leche subsidiada del mismo programa aproximadamente 36 niños dejan de tomar el alimento, y pare de contar de las nefastas repercusiones que trae el contrabando de alimentos hacia Colombia.(Fuente: Tabla proporcional de la Leche Mercal)

 

En un recorrido realizado por la confluida avenida a la que ya se hizo referencia de la capital nortesantanderiana con mucha facilidad y con gran naturalidad se pudo observar la exposición de productos venezolanos entre ellos los subsidiados de Mercal y Pdval que venden con toda confianza en la población colombiana de Cúcuta, siendo esto reflejo de una economía desbastada y quebrantada del pueblo Colombiano que lleva dos años de desaceleración económica consecutiva a diferencia de nuestro país que en este año experimentó un incremento del 4,2 por ciento del PIB. (Datos ofrecidos por organismos económicos colombianos)

La jornada

Es de mañana en el municipio San José de Cúcuta. El ajetreo comienza desde muy temprano, los gritos ofreciendo los productos, la multitud invaden la avenida Sexta donde la variedad es la constante. Calles de venta de ropa, una cuadra más arriba, las hortalizas y la siguiente la más visitada, venta de alimentos entre los más buscados, Pdval y Mercal.

En diálogo discreto y sin revelar el objetivo de la supuesta comprar a realizar se pudo entablar una pequeña conversación con uno de los vendedores de víveres venezolanos en Colombia.

 

 

-Por favor me da un kilo de leche venezolana.

-¿Cuál Casa?- responde el vendedor.

-La tenemos en 17 mil pesos.

–Pero recibe bolívares.

- No (La primera negociación)

 

Sin querer descansar en conseguir el objetivo, se prosiguió en la multitud y entre el pequeño espacio que existe entre la acera de paso peatonal y la carretera. De lado a lado se encuentran apostados los vendedores.

 

-Por favor, hermano. ¿Tiene leche venezolana?

–No, aún no nos han traído. Pero arroz sí tiene, ¿me recibe bolívares?

- Si claro.

–¿En Cuánto sale el arroz?

- Mil 700 pesos.

–¿Y al cambio?

-Ocho bolívares.

Según el último listado de precios de la red Mercal el kilo de arroz marca un precio de 1,69 bolívares fuertes, lo que significa que la ganancia es triplicada a razón de la venta en la frontera colombiana .

-Ajá y la leche, que sé que no tienes ¿cuál es el precio?

-17 mil pesos

-Y... ¿en bolívares?

-Depende de cómo esté.

Sacando la cuenta, responde

-son 60 bolívares.

Vale destacar que en la actualidad el precio marcado para la venta de la leche subsidia del Gobierno Nacional está en 7,89 bolívares.

 

 

Es esta la realidad de un negocio que lucra a miles de ciudadanos colombianos y venezolanos que se dedican a la venta a la luz pública de productos subsidiados como productos de primera necesidad. Amén al desinterés de las autoridades colombianas que hacen caso omiso al acto ilícito que descaradamente se ve en las calles de Cúcuta.

La lucha en contra del contrabando de extracción ha sido una batalla. El presidente Chávez lo denominó en sus inicios como el nacimiento de una política posterior a un golpe de la ofensiva contra Venezuela, de la desestabilización. “Eso nos sirvió mucho, porque aprendimos de la arremetida imperialista y oligárquica contra Venezuela”. (Presidente Chávez durante la celebración de los dos años en 2005 de la red Mercal).

El esfuerzo del Gobierno se ve obstruido una vez que, quienes de este lado de Venezuela que a sabiendas de la magnitud del daño que se está ocasionando aún continúan traficando la comida de dos programas banderas del Gobierno Nacional para la satisfacción de muchas necesidades y que hoy en día es la opción de variedad y economía de los más necesitados.

Complacencia y permisividad

p { margin-bottom: 0.21cm; }

Para nadie es un secreto que en la actualidad nuestra moneda nacional se encuentra por debajo del valor del peso colombiano, condición que es aprovechada para el lucro y la fuga de alimentos por la frontera colombiana.

Al hablar del contrabando de alimentos conocido entre las autoridades como, contrabando de extracción, muchos le sacan el cuerpo al tema y prefieren omitir comentarios, debido al estatus de peligrosidad que ha venido adquiriendo este flagelo.

El coronel Alfredo González Viña, comandante del Destacamento de Fronteras 11 de la Guardia Nacional Bolivariana al ser consultado sobre este flagelo que “desangra” al país manifestó que Venezuela a través del Gobierno Nacional lidera importes programas alimenticios con subsidio del más del 33 por ciento en productos de la cesta básica a través de los programas como Mercal y Pdval; este último abanderado por Petróleos de Venezuela.

Teniendo esta condición de subsidio, el precio es popular es asequible y permite el ahorro económico en más del 40 por ciento de un mercado privado. Precisamente esta condición hace más vulnerable los productos a la práctica, la cual es importante aclarar no sólo es por parte de los neogranadinos sino también de venezolanos con una identidad nacional divida y quebrantada.

La práctica del contrabando según el Comandante González Viña obedece a una falta de identidad nacional y de conciencia ciudadana que sumergida en una vieja práctica capitalista hacen de esta condición un interés económico.

“Desde ese punto se viene controlando el contrabando, pero es importante destacar que en la tilde política lo que se busca es el desabastecimiento e insatisfacción social para generar situaciones de protestas. Es un trabajo arduo en una sociedad como esta”, afirmó.

1265 toneladas de alimentos han sido incautados en lo que va de año; punteando las estadísticas se encuentra la azúcar, el arroz y la leche, le sigue el aceite y otros productos de primera necesidad que son menos visto como blanco de ganancia que se triplica a la hora del “negocio”.

Estos son resultados cuantificable, pero lo que es imperceptible es el daño que se le está haciendo a la nación.

Por otra parte, en cuanto a la cantidad de detenidos, la autoridad militar destacó que más de mil ciudadanos han sido de alguna manera sancionados por los diferentes organismos que mantienen injerencia en el caso del contrabando.

Es decir, 5,5 ciudadanos han sido puesto a la orden de la Aduana Principal de San Antonio; 289 a ordenes de Indepabis, 167 en el Sada, Sanidad e Inapesca; y 97 imputados por el delito de contrabando de extracción y acaparamiento esptiuplado en la Ley sobre el delito de contrabando.

A parte de estas estadísticas existen 139 vehículos retenidos utilizados durante el contrabando.

Para el funcionario militar, éstas cifras corresponden a un trabajo arduo hecho en contra de “un mounstro. Cúcuta tiene aproximadamente un millón de habitantes que comparando esa cantidad de población con lo que tiene San Antonio, diríamos que estamos combatiendo con un gigante”.

Al tocar el tema, con un taxista conocedor del pueblo que se permitió trasladar al equipo de YVKE Mundial hacia un punto del pequeño pueblo de San Antonio, establecimos un dialogo sí se quiere llamar de alguna manera vacío, ante los miedos que existen alrededor del tema.

 

El señor a quien en ningún momento se le manifestó sobre la identificación del equipo, habló sobre el tema cómo si se tratase de unos pasajeros común y corriente.

 

¡No señorita, mejor no hable de eso!.

  • Fue una de las expresiones más conseguidas a la hora de indagar y de ir más allá de lo que a simple vista se notaba. Otra de las expresiones, pero ésta más facial, es cuando “pelaban los ojos” y decían:

     

    -Nooo, eso es un negocio que deja mucho dinero. Usted lleva el arrocito de Mercal o Pdval y le duplica la ganancia. Por un kilo pagan dos mil o 3 mil bolos (2,70 3 3 bolívares) para ellos eso solo son aproximadamente 600 pesos y allá lo venden, el kilo de arroz en 1700 pesos. Saque usted la cuenta”

Historia cómo estas sobran. Lo que no sobra es quién se pregunte cuáles son las repercusiones reales sobre este problema que es referencia para quién, quiera hablar sobre la frontera colombo venezolana, se quiera referir.

 

En nuestro país aproximadamente 14 millones de venezolanos son beneficiados con los programas de subsidio que genera el Gobierno Nacional a diferencia de la realidad de Colombia donde fugazmente se tiene algunos programas concretos para algunos sectores. Es un beneficio que ante la inmensa cadena de especulación alivian la carga, una vez que muchos empresarios juegan a la desestabilización.

 

La fuga de alimentos al vecino país, más allá de las “ganancias” que genera para los contrabandistas es una práctica que como bien hace poco manifestó el presidente Chávez, es una práctica del capitalismo que debe ser erradicada comenzando por la recuperación de la identidad nacional y de igual manera erradicada cuando la denuncia sea parte de los esfuerzos. Cuando la corresponsabilidad sea el primer factor que caracterice una problemática que más allá del os esfuerzos por erradicarla seamos nosotros los venezolanos parte de la solución


Te felicito Eliana Josefina te estoy siguiendo los pasos como periodista veras y se que vas a llegar muy lejos con este tipo de periodismo, comprendo por que no profundisaste mas, para mi existe muchos intereses que es los mas que esta perjudicando a este pais y tocar estos inntereses es ir contra la corriente pero se que algun dia a esto tienen que darle un parao.

Esta practica de contrabando de extraccion de alimentos hacia colombia atenta muy seriamente con la soberania alimenticia y la seguridad del pais porque crea desabastecimiento en toda venezuela,se deben abrir procedimientos penales a los que practican esta modalidad la fiscalia debe tomar cartas en el asunto y acabar de una vez por todas con esta mafia que existe en la frontera

ESTO LO QUE DA ES VERGUENZA COMO ES POSIBLE QUE MIENTRAS MI PRESIDENTE SE ESFUERCE PARA QUE NOSOTROS LOS VENEZOLANOS TENGAMOS DE TODO ESTA GENTE INESCRUPULOSA PASA DE CONTRABANDO Y NO DE CONTRABANDO NUESTRA COMIDA HACIER EL "HERMANO PAIS", PARESE EL QUE QUIERA DEL LDO DE VZLA EN LA FRONTERA Y VEA LA MATRACA QUE TIENEN NUESTROS EFECTIVOS DE LA GUARDIA NACIONAL QUE Y QUE CUSTODIAN LO QUE A DIARIO PASA HACIA COLOMBIA. VERGUENZA HASTA CUANDO QUE IMPOTENCIA POR DIOSSSSSSS.

con razon no tenemos leche y no se consigue en lo mercale en el tachira , pongale ojo a esto presidente chavez esto se vive aqui lamentablemente

contrabando de alimentos

Felicito a Eliana Millán Montiel, por este reporte.
Con este informe,se corrobora una vez más las diferentes denuncias que a diario se hacen sobre el contrabando de productos hacia Colombia.
Quiero dejar claro que, no estoy negando el derecho que tienen nuestros hermanos colombianos de consumir productos de calidad, a bajo precio.
Pero ocurre que el contrabando encarece el producto, tanto aquí como allá.Quienes se enriquesen, son un grupusculo de personas que en la mayoria de los casos, lavan capitales a expensas del hambre del pueblo.
Lo más grave, y aquí si le faltó a Eliana, es indagar: ¿Con la complicidad de quien pasan estos alimentos,desde Venezuela? ¿No hay control de los productos vendidos, por parte de los funcionarios públicos nuestros? Ocurre que el volumen de "un bachaqueo diario",es transportado por varias gandolas.
Pregunto ¿Son invisibles esas gandolas? ¿Esas gandolas no pasan por las alcabalas? ¿Son ciegos,sordos y mudos,los integrantes de los cuerpos de seguridad del Estado Venezolno?

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><img><table><tr><td><th><tbody><div><p class="rtecenter"><h1><h2><h3><h4><b>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Type the characters you see in this picture. (verificar usando audio)
Escriba los caracteres que ve en la imagen de arriba. Si no puede leerla, envíe el formulario y se creará una nueva imagen. No se diferencian mayúsculas de minúsculas.