Continúa batalla por preservar Cerro León de Paraguay

Defensa del ambiente

Continúa batalla por preservar Cerro León de Paraguay

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Cerro León se extiende entre los departamentos de Boquerón y Alto Paraná. (Foto: Archivo).
YVKE Mundial/ Prensa Latina

Fuertes denuncias contra el gobierno y contra empresarios privados, reclamos al organismo de defensa del ambiente y hasta manifestaciones de jóvenes y estudiantes conforman este miércoles el debate sobre el futuro del Cerro León en Paraguay.

El emblemático Cerro está ubicado en el Parque Nacional Defensores del Chaco, el cual se extiende entre los departamentos de Boquerón y Alto Paraná, en el Chaco paraguayo y resistió durante mucho tiempo los intentos por liquidarlo como expresión de un territorio cuya existencia es permanente defensa de limpio y libre ambiente.

Pero en las fechas más recientes, las arremetidas de intereses comerciales y lo que se denuncia como cierta complicidad de los organismos estatales colocaron en el pico de la actualidad la posibilidad de terminar con el siempre cuidado lugar y desataron numerosas movilizaciones populares en su defensa.

El primero de los nefastos proyectos que causó indignación en la ciudadanía quería materializar la explotación del área pétrea de la zona para utilizarla en la reconstrucción de pevimentos pero tanto Asunción como otros departamentos del interior del país se llenaron de grandes letreros con el texto "Cerro León NO se toca".

Sin embargo, a pesar de que no transcurrió mucho tiempo, los interesados en usar a su arbitrio el territorio echando a un lado su valor ambiental volvieron a la carga y en esta ocasión el miniserio de Obras Públicas y Comunicaciones aprobó una propuesta para faciiitar la prospección del suelo en búsqueda de hidrocarburos.

Todo se hizo con mucho hermetismo pero la prensa y las organizaciones ambientalisas no demoraron en descubrir que detrás de todo el plan se encuentra un empresasrio peruano nombrado Juan Enrique Wener, vicepresidente de la empresa privada Metalúrgica Peruana S.A.

Inmediatamente, las movilizaciones se repitieron, las protestas públicas llenaron las calles del centro de Asunción, la prensa televisiva se hizo eco del tema y nuevamente surgió la consigna popular "El Cerro León No se toca".

El asunto no esta finiquitado ni mucho menos, el debate continúa y todavía está por ver si un lugar defendido hasta por las agencias de la ONU puede seguir resistienco con éxito el embate del capital.

/N.A

Dejanos un comentario