CLAP aspira ser pilar de una nueva red alimentaria soberana

En Mérida

CLAP aspira ser pilar de una nueva red alimentaria soberana

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: (Referencial)
YVKE Mundial/AVN

En el estado Mérida, como en toda Venezuela, los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) se proponen ser un pilar de una nueva red alimentaria, libre de monopolios, para la defensa pacífica de la soberanía y protección del pueblo.

Ha transcurrido un año desde el lanzamiento de los CLAP, como herramienta solidaria, para contrarrestar la guerra económica, con abastecimiento y producción, desde las comunidades. En la entidad andina, esta labor ha llegado a 500 mil habitantes.

Cada fin de semana y en ciclos planificados, el poder popular hace jornadas para distribuir los mercados casa por casa, con visión humanista, a través de una estructura popular, integrada por más 1.140 CLAP.

Desde la inicial bolsa de alimentos distribuida en su fase inicial, evolucionaron a la actual caja, de unos 25 productos, que suman un peso estimado de 15 kilos.

Solo en febrero pasado, se distribuyeron más de 2 millones de kilos de alimentos, que suman 127.000 mercados, para igual número de familias, informó recientemente el secretario Ejecutivo del Estado Mayor de Alimentación, Luis Martínez.

Al extenso balance, se suma el aporte de la Gobernación de Mérida con 63.000 mercados, distribuidos a través de la Empresa Socialista de Alimentos (ESA).

Dicho saldo completa la meta de atender a 190.000 familias trazada para febrero en el estado, detalló Martínez en declaraciones para el Sistema Bolivariano de Comunicación e Información (Sibci).

Directo a las comunidades

Uno de los sectores abordados en las últimas semanas fue La Carbonera, en la parroquia Jacinto Plaza del municipio Libertador, donde fueron abastecidas 250 familias del sector. Jheisy Albarrán, una estudiante de la Misión Sucre, reside en la zona y considera útil contar con mecanismos alternativos para adquirir alimentos frente a las mafias que fomentan el bachaqueo y la especulación.

"Comprar los alimentos a un precio justo, es de mucha ayuda para la familia ", comentó la estudiante de Tecnología de Producción Agroalimentaria, quien también destacó el valor del apoyo de gobernadores y del gabinete ministerial, que han acudido a las jornadas de distribución de alimentos.

Precisamente, en la jornada de La Carbonera acompañaron a los pobladores el gobernador merideño, Alexis Ramírez, y por el Ministro para la Juventud y el Deporte, Mervin Maldonado.

"Nuestro pueblo está haciendo historia, ante una guerra económica implantada por la derecha burguesa", comentó el gobernador Ramírez.
 
Por su parte, Maldonado indicó que los Clap son una herramienta de articulación. "Más allá de la distribución de alimentos, permite la organización, la formación, la producción y la defensa", comentó el ministro, quien resaltó que es una tarea que se cumple al calor del contacto humano y cercano, "casa por casa en nuestras comunidades".

Logística popular a toda prueba

La compleja operación logística, iniciada por buques y camiones, para transportar millones de cajas en todo el territorio, tiene como último eslabón el camión de algún vecino, de una comuna o alcaldía.

Es una operación que mueve a los consejos comunales, al Frente Francisco de Miranda, a las Unidades de Batalla Bolívar - Chávez (UBCH), a la Unión Nacional de Mujeres y a la Milicia Nacional Bolivariana.

En febrero, la operación se replicó en todos los municipios: En Libertador por ejemplo, con incidencia en 75.000 familias; en Santos Marquina, para atención de otras 5.000, y hasta la jurisdicción de Aricagua, ubicada unos 55 kilómetros al sur de la capital merideña, llegaron 2.000 cajas, a través de serpenteantes caminos, recorridos por vehículos todo terreno, en más de 6 horas.

Libres de los intermediarios de la  distribución capitalista, los rubros llegan hasta cada hogar, sorteando los retos, que conlleva construir una economía comunal, bajo ataque político y económico de élites empresariales politizadas.

Dejanos un comentario