China responde a la guerra comercial de Donald Trump

Informaron medios internacionales

China responde a la guerra comercial de Donald Trump

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Cortesía Twitter
AVN

Guerra comercial es las palabra que en los últimos días ocupa titulares en medios internacionales, luego que el pasado jueves el presidente de los Estados Unidos (EEUU), Donald Trump, firmara un memorándum que podría imponer aranceles de hasta 60.000 millones de dólares a las importaciones provenientes de la República Popular China.

Una guerra comercial consiste en aumentar los aranceles para restringir la entrada de productos de importación provenientes de otro país e incluso prohibir la importación de alguno, en otras palabras, es aplicar una barrera al comercio, que también se califica como proteccionismo comercial.

Desde enero Trump aplica esta maniobra, al anunciar las elevadas tarifas a la importación de lavadoras domésticas, paneles y módulos de energía solar, medida que afecta especialmente a China y Corea del Sur, con fábricas de estos productos.

Asimismo, nuevos aranceles del 25% sobre el acero y de 10% sobre el aluminio extranjero a partir del 8 de marzo, que afectan a una decena de países, al ser EEUU el mayor comprador mundial de acero para su industria.

Luego de este anuncio el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, afirmó que la Unión Europea propondrá nuevas tarifas para los productos estadounidenses de renombre, como Harley-Davidson y Levi's, entre otros.

Apenas 15 días después Trump impuso los aranceles de hasta 60 mil millones de dólares contra las importaciones provenientes de China.

China responde

Un día después del anuncio de Trump, China anunció la medida de imponer aranceles sobre 3 mil millones de dólares a las importaciones estadounidenses y advirtió emprender medidas legales en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC), al considerar que estas restricciones impuestas por EEUU interfieren en el orden del comercio internacional.

Las medidas, que también contemplan suspensiones de concesiones arancelarias, se dirigirán a 128 productos estadounidenses, con aranceles del 25% para productos de aluminio reciclado y del 15% para vinos y frutos secos.

Las sanciones que China impuso el pasado viernes apenas cubren a US$3 mil millones de los US$130 mil millones que exporta Estados Unidos a ese país, o sea menos de 3%, indicó BBC Mundo.

En reiteradas oportunidades, China ha destacado que "no quiere una guerra comercial" con Estados Unidos, "pero de ninguna manera la teme".

El gigante asiático ha hecho un llamado a la racionalidad.

En declaraciones ofrecidas días atrás, el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, señaló que las recientes acciones comerciales indican que "se acabó la era de la rendición económica".

Por su parte, la vocera de la cancillería, Hua Chunying, emplazó a Washington a decir que la intimidación y hegemonía económicas estadounidenses deben ser eliminadas, reseñó la agencia Xinhua.

"China espera que Estados Unidos tome decisiones y opciones racionales y prudentes", agregó la vocera.

EEUU afectado

China es el mayor exportador del mundo, con el 13,2 por ciento del valor total mundial, las exportaciones de productos de China superaron los 2,1 billones de dólares en 2016, en contraste con los 1,6 billones de dólares en importaciones, reseñó Xinhua en 2017.

EEUU es uno de los principales países en donde China coloca sus productos, como en 2016, cuando las exportaciones del gigante asiático al país norteamericano fue de US$478.900 millones, indica BBC Mundo.

China es ampliamente conocida como "la fábrica del mundo", y el imperio estadounidense es receptor de los principales productos que exporta el dragón asiático, entre ellos: Máquinas y equipos tecnológicos como ordenadores, teléfonos y equipos de radiodifusión, textiles, partes de vehículos.

En una carta dirigida a Trump el domingo 18 de marzo, 45 asociaciones comerciales estadounidenses de los sectores minoristas, tecnológico, agrícolas y de otros productos de consumo exhortaron a la administración a no seguir adelante con los aranceles sobre las importaciones chinas porque esto perjudicaría a los consumidores y negocios estadounidenses.

Un grupo de 25 grandes minoristas de Estados Unidos, incluyendo Walmart, Costco y Best Buy, también advirtieron el pasado lunes que cualquier arancel adicional agravaría la desigualdad en el país y "castigaría a las familias trabajadoras estadounidenses" con precios más altos en productos básicos como ropa, calzado y electrónicos.

Aliados descontentos

Los anuncios de Trump sobre los aranceles al acero y el aluminio crearon las alarmas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), su director, Roberto Azevêdo, advirtió que el mundo está en riesgo de una "guerra comercial", y pidió no ignorar esta situación.

Asimismo instó "a todas las partes" a considerar y reflexionar sobre esta situación con mucho cuidado, porque las intenciones de EEUU pueden desencadenar en un "ojo por ojo" que podría llevar al mundo a "una profunda recesión", reseñó Russia Today.

Las decisiones de Trump, también enojaron a uno de los socios más cercanos de EEUU, el Fondo Monetario Internacional, organismo que advirtió que las medidas del magnate afectarán tanto a la economía estadounidense como a la del mundo entero, al elevar el temor de que otros países usen la misma lógica para justificar restricciones a las importaciones, promoviendo el proteccionismo.

Categoria:

Dejanos un comentario