Atentado contra embajada de Cuba en EEUU

El silencio cómplice

Atentado contra embajada de Cuba en EEUU

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Hispantv
YVKE Mundial/Hispantv

El terrorismo sigue siendo un grave desafío para la comunidad internacional. Nunca podrá eliminarse mientras existan dobles raseros, oportunismo político, manipulación y selectividad a la hora de lidiar con él.

El ametrallamiento de la embajada de Cuba en Washington con un fusil de asalto AKM (30 disparos), con la intención de matar, es uno de los resultados directos de la política agresiva del Gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, y la tolerancia e instigación a la violencia por parte de políticos y grupos extremistas anticubanos asentados en ese país. Cuba no olvidará nunca la larga lista de acciones terroristas contra nuestro personal diplomático.

El Gobierno de los Estados Unidos debe reconocer y denunciar públicamente el carácter terrorista de ese ataque que dejó más de 30 impactos de bala en la fachada e interior de la sede cubana y compartir con Cuba toda la información sobre el mismo. Hacer lo contrario equivale a un silencio cómplice, sospechoso y a tolerar el terrorismo.

La actitud del gobierno de los Estados Unidos en este caso, entra en franca contradicción con su retórica antiterrorista.

Mientras incluye a Cuba en una lista espuria de países que no cooperan plenamente con los esfuerzos antiterroristas de los Estados Unidos, no reconocen el carácter terrorista del ataque del 30 de abril contra la Embajada cubana en Washington.

Ocultan su larga historia de terrorismo de Estado contra la Cuba y la impunidad de grupos violentos en su territorio.

En cambio, existen evidencias concretas de la colaboración bilateral de Cuba con los Estados Unidos en el combate contra el terrorismo y en esfuerzos conjuntos de aplicación y cumplimiento de la ley.

Cuba siempre ha expresado el más profundo rechazo y condena a todos los actos, métodos y prácticas terroristas, en todas sus formas y manifestaciones por cualquiera que los cometa, contra quien sea, donde quiera que se realicen; con las motivaciones que sean, incluidos aquellos casos en los que hay Estados directa o indirectamente involucrados.

Cuba exige una respuesta digna del Gobierno de los Estados Unidos y que se tomen las medidas para evitar que agresiones como estas vuelvan a ocurrir.

Etiquetas:

Compartir esta Noticia

Categoria:

Dejanos un comentario