Así fue el liderazgo de Xi Jinping en la guerra de China contra COVID-19

Crónica

Así fue el liderazgo de Xi Jinping en la guerra de China contra COVID-19

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Referencial
http://spanish.xinhuanet.com/

El 10 de marzo de 2020, en el Hospital Huoshenshan de Wuhan, el presidente de China, Xi Jinping, llevando una mascarilla, habló mediante un enlace de video con un paciente que se encontraba acostado en una cama.

"Lo que debes hacer ahora es mantener la confianza. Todos debemos tener confianza en que ganaremos esta guerra", afirmó Xi, y proclamó: "¡Victoria para Wuhan! ¡Victoria para Hubei! ¡Victoria para China!"

Xi, también secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) y presidente de la Comisión Militar Central, se presentó en un lugar crítico: Wuhan, la ciudad china que en ese momento era la más afectada por el brote de COVID-19.

Ocho días después de la visita de Xi, la ciudad no informó nuevos casos de COVID-19 por primera vez. El 26 de abril, los hospitales de Wuhan quedaron libres de casos del nuevo coronavirus.

En los más de siete meses que han pasado, China, la nación más poblada del mundo, ha superado situaciones extraordinarias. Más de 80.000 chinos fueron infectados por el virus y alrededor de 4.700 personas perdieron su vida. El control de la epidemia se convirtió en la máxima prioridad del país.

Durante la Fiesta de la Primavera, el Año Nuevo Lunar chino, que cayó este año a finales de enero, cientos de millones de ciudadanos abandonaron sus planes de vacaciones. Se quedaron en casa durante varias semanas seguidas. Las ciudades fueron cerradas, los negocios suspendidos y las reuniones públicas canceladas.

Las sesiones anuales de la legislatura nacional y el órgano asesor político, eventos clave en el calendario político del país y conocidos popularmente como las "dos sesiones", fueron aplazadas por primera vez debido a la emergencia de salud pública.

La epidemia de COVID-19 es la emergencia de salud pública de más rápida propagación, más ampliamente extendida y más difícil de contener desde la fundación de la República Popular China en 1949, señaló Xi.

"La vida es de suma importancia", afirmó Xi, quien lanzó una "guerra del pueblo" y asumió la responsabilidad reuniendo recursos nacionales para combatir contra el "enemigo invisible".

En poco más de un mes, fue contenida la creciente propagación del virus; en unos dos meses, cayó a un solo dígito el aumento diario de infecciones locales; y en casi tres meses, se logró una decisiva victoria en la batalla de defensa de la provincia de Hubei y su capital Wuhan, lo que representó un logro estratégico en el combate contra la pandemia de COVID-19.

Aunque han ocurrido brotes esporádicos en los últimos meses, el Gobierno chino, con su experiencia y medidas específicas, logró cortar rápidamente las vías de transmisión.

Desde una perspectiva global, China fue uno de los primeros países en reanudar el trabajo y reabrir escuelas y negocios. El país asiático está ahora corriendo contra reloj para ganar la lucha contra la pobreza y construir una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos.

LIDERAZGO EN TIEMPOS DE CRISIS

La epidemia de COVID-19 cambió la agenda de Xi. Las personas familiarizadas con su trabajo expresaron que Xi se dedicó a liderar las labores de control de la pandemia y dio instrucciones todos los días durante el momento más crítico del brote.

Xi formuló un conjunto de principios generales para guiar la lucha contra el nuevo coronavirus, haciendo hincapié en "la confianza, la unidad, un enfoque basado en la ciencia y una respuesta específica como directrices de los esfuerzos de control de la epidemia de China".

 

Xi Jinping pronuncia un importante discurso en una reunión para impulsar el trabajo de coordinación entre la prevención y el control de la COVID-19 y el desarrollo económico y social, en Beijing, capital de China, el 23 de febrero de 2020. (Xinhua/Ju Peng)

El 7 de enero, al presidir una reunión del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del PCCh, Xi subrayó la importancia de tomar medidas adecuadas contra la epidemia, conocida entonces como "una epidemia de neumonía de causa desconocida".

El 20 de enero, Xi dio importantes instrucciones para combatir la epidemia, enfatizando que la vida y la salud del pueblo deben ser consideradas como las máximas prioridades y que se debían hacer esfuerzos firmes para detener la propagación del virus. También pidió que se divulgara rápidamente la información sobre la epidemia y se reforzara la cooperación internacional.

El 22 de enero, Xi ordenó la imposición inmediata de restricciones estrictas al movimiento de personas y a los canales de salida en Hubei y Wuhan. Xi explicó que la toma de decisión requería un enorme coraje político. "Pero el tiempo exige una acción resuelta. De lo contrario, habría problemas", resaltó.

El 23 de enero, Wuhan suspendió todo el transporte público urbano y cortó los vuelos y trenes de salida. Poner en cuarentena a una mega ciudad con más de 10 millones de residentes fue algo sin precedentes, pero resultó una medida efectiva.

Desde el XVIII Congreso Nacional del PCCh en 2012, Xi ha insistido repetidamente en que los cuadros deben tener un fuerte sentido de responsabilidad. "Ser leal al Partido, luchar por el bienestar del pueblo, trabajar duro..." Estos son principios constantes que deben tenerse bien presentes en las causas del Partido.

Xi no durmió bien en la víspera del Año Nuevo Lunar chino, ya que asumió la gran responsabilidad de luchar contra la epidemia.

Al día siguiente, el 25 de enero, Xi convocó una reunión del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del PCCh sobre el control de la epidemia. Xi manifestó a sus colegas del comité permanente que la situación era apremiante y que necesitaban estudiar el tema juntos.

El mandatario chino tomó la iniciativa haciendo una donación para apoyar los esfuerzos de control de la epidemia, destacando el principio de temprana detección, notificación, cuarentena y tratamiento que debía ser estrictamente observado. También pidió salvar la vida mediante el aumento de las tasas de admisión y curación y la reducción de las tasas de infección y mortalidad.

Xi hizo demandas de respuesta específicas en diferentes etapas de la batalla. Desde el comienzo del brote, el presidente de China presidió un gran número de reuniones de alto nivel para diseñar medidas de contención, que incluyeron 17 reuniones del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del PCCh, cuatro reuniones del Buró Político del Comité Central del PCCh y reuniones de liderazgo sobre la gobernanza conforme a la ley, asuntos del ciberespacio, asuntos exteriores y la profundización de la reforma en medio de la epidemia.

También dio instrucciones a los militares para que se unieran a la lucha y presidió una serie de simposios, incluidos uno con miembros no pertenecientes al PCCh para escuchar sus sugerencias, y otro con expertos sobre la construcción de un sólido sistema de salud pública.

Además, convocó varias teleconferencias, una de las cuales fue la más grande celebrada en China desde 1949, a la que asistieron 170.000 funcionarios, con rangos desde la dirección central hasta las unidades a nivel de distrito de todo el país.

Xi también llevó a cabo nueve visitas de inspección nacionales para orientar el control de la epidemia, el desarrollo económico y otras labores: dos en Beijing, una en Wuhan y las otras seis en las provincias de Zhejiang, Shaanxi, Shanxi, Jilin y Anhui, así como en la región autónoma de la etnia hui de Ningxia.

 

Xi Jinping participa en una deliberación con legisladores de la provincia de Hubei en la tercera sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional (APN) en Beijing, la capital china, el 24 de mayo de 2020. (Xinhua/Huang Jingwen)

En las "dos sesiones" aplazadas, Xi se unió a asesores políticos y legisladores en cuatro debates de grupo para planificar el control de la epidemia y las medidas de desarrollo económico.

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó que cuando estuvo en Beijing, vio al presidente Xi liderando los esfuerzos de China para movilizar a todo el gobierno y la sociedad y hacer que todos los ciudadanos participen en el proceso de respuesta.

El observador político Eric Li escribió en un artículo publicado en la página web de la revista estadounidense Foreign Policy que la decisión de cerrar Wuhan y Hubei resultó ser una decisión que salvó a la nación de una catástrofe devastadora.

El presidente de Namibia, Hage Geingob, sostuvo que Xi ha liderado al pueblo chino en una lucha efectiva contra la COVID-19, ha demostrado un liderazgo excepcional y ha sido muy apreciado por países de todo el mundo, incluidos los de África.

En una carta dirigida a Xi, 18 directores ejecutivos del Consejo Mundial de Directores Ejecutivos afirmaron que China, bajo el firme liderazgo de Xi, ha contenido rápidamente la epidemia del nuevo coronavirus, ha tomado la iniciativa en la reanudación del trabajo y la producción y ha desempeñado un papel positivo en el apoyo a la lucha mundial contra la neumonía de COVID-19 y en el mantenimiento de la estabilidad económica mundial.

PLENO USO DE LAS FUERZAS INSTITUCIONALES

Xi enfatizó que resultaba imperativo coordinar las medidas de respuesta a nivel nacional para combatir el brote. El mandatario indicó que concentrar las fuerzas para llevar a cabo grandes tareas es una ventaja del sistema socialista de China.

Con este fin, se solicitó apoyo de todo el país, que se puso en acción luego de que Xi, como núcleo de liderazgo del Comité Central del PCCh y del Partido, emitiera sus órdenes.

El 25 de enero, se creó un grupo dirigente central para la respuesta ante la epidemia. La viceprimera ministra, Sun Chunlan, miembro del Buró Político del Comité Central del PCCh, encabezó un grupo dirigente central para supervisar en el terreno por tres meses los trabajos en la provincia Hubei.

"Cualquier situación que encuentre o necesidades que tenga, el grupo puede llamarme directamente", aseguró Xi, quien dio más de 100 instrucciones al grupo.

Bajo el liderazgo del mandatario chino, más de 90 millones de miembros del PCCh y 4,6 millones de organizaciones de base del Partido se unieron a la batalla antiepidémica.

"El secretario general asegura que los intereses del pueblo están por encima de todo. Nosotros, como miembros del Partido, debemos estar a la vanguardia", señaló Xia Jian, secretario de una célula del Partido en el Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan.

Algunas personas perdieron su vida al resultar infectados en la primera línea atendiendo a los pacientes. Liu Zhiming, presidente del Hospital de Wuchang, y Li Wenliang, oftalmólogo del Hospital Central de Wuhan, se cuentan entre los héroes fallecidos que han sido honrados como mártires, un título otorgado a los ciudadanos que sacrifican valientemente sus vidas por la nación y el pueblo.

Los trabajadores miembros del Partido también tomaron la iniciativa de laborar sin descanso en los campos estrechamente relacionados con el control epidémico, como la construcción de hospitales y la producción de mascarillas.

Siguiendo la orden de Xi, el ejército del país envió su primer grupo de médicos a Wuhan en la víspera del Año Nuevo chino. En total, se despacharon tres grupos en los que participaron más de 4.000 miembros del personal de servicio. Los suministros fueron trasladados a Wuhan en grandes aviones de transporte.

China movilizó a sus mejores médicos, los equipos más avanzados y los recursos más necesitados para ayudar en la lucha integral contra el virus en Hubei y Wuhan, al tiempo que el Gobierno cubrió todos los gastos de tratamiento, señaló Xi durante las "dos sesiones".

Robert Kuhn, un destacado académico estadounidense en estudios sobre China y presidente de la Fundación Kuhn, describió la movilización del país asiático como "sin precedentes" en la historia sanitaria mundial.

De toda China, más de 42.000 trabajadores médicos, incluidos académicos y expertos de primer nivel, fueron enviados a Hubei. Ellos soportaron una tremenda fatiga y estrés, pagando un alto precio. Más de 2.000 trabajadores sanitarios resultaron infectados y decenas murieron en el cumplimiento del deber.

En Wuhan, 16 salas de exposiciones y recintos deportivos se convirtieron en hospitales provisionales. Se reutilizaron decenas de centros de salud y se habilitaron más de 600 lugares para sitios de cuarentena. Todas estas medidas ayudaron a agregar alrededor de 3.000 camas por día, aliviando la tensión en las capacidades de los centros de salud de la ciudad.

"La lección clave de China fue la velocidad", refirió el epidemiólogo canadiense Bruce Aylward, quien dirigió un equipo de expertos internacionales organizado por la OMS que viajó al país en febrero para llevar a cabo una misión conjunta de nueve días sobre la COVID-19.

Fuera de las zonas más afectadas se puso en marcha la producción de suministros médicos y se abrieron "canales verdes". En poco tiempo, desde mascarillas hasta equipos de soporte vital, todo se trasladó con rapidez a la primera línea de enfrentamiento a la enfermedad.

En el apogeo del brote, Hubei acumuló más de 100 máquinas de oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO, por sus siglas en inglés), aproximadamente una cuarta parte del total nacional de estos sofisticados sistemas de soporte vital.

Xi ordenó aprovechar la fuerza institucional del país en apoyo de "hermanamiento". Diecinueve regiones a nivel provincial se "hermanaron" con 16 ciudades y prefecturas en Hubei para ayudarlas a contener el brote.

El mandatario señaló que la ciencia y la tecnología son la clave para "eventualmente prevalecer sobre el brote". Exigió que se acelerara la investigación para resolver problemas fundamentales y cumplir con todos los estándares de seguridad.

 

Xi Jinping se informa sobre los avances en la investigación de vacunas y anticuerpos para la COVID-19, durante su visita a la Academia de Ciencias Médicas Militares en Beijing, el 2 de marzo de 2020. (Xinhua/Ding Haitao)

Universidades, institutos de investigación y empresas de todo el país unieron fuerzas para desarrollar vacunas, medicamentos y tratamientos. Una vacuna desarrollada por investigadores chinos fue la primera del mundo en entrar en ensayos clínicos de fase II el 12 de abril. Hasta el 23 de julio, nueve empresas en China habían iniciado ensayos clínicos de vacunas para la enfermedad. Al mismo tiempo, ha comenzado el uso de emergencia de las vacunas para la COVID-19.

En un país con una enorme población de 1.400 millones, la gente actuó ordenadamente. Se tomaron con seriedad los consejos del Partido y del Gobierno, las personas se quedaron en casa durante semanas y practicaron el distanciamiento social.

Asimismo, se movilizaron más de cuatro millones de trabajadores comunitarios con el fin de desinfectar periódicamente los espacios públicos, comprobar la temperatura corporal, hacer el registro de los visitantes y conducirlos a la cuarentena en caso de ser necesario.

Algunas ciudades pusieron en marcha la gestión en red y la vigilancia vecinal para detectar y aislar lo antes posible casos sospechosos y sus contactos cercanos. Muchos voluntarios se presentaron para ayudar.

"Las comunidades han hecho enormes contribuciones a esta respuesta ante la epidemia", aseguró Xi a los trabajadores comunitarios durante una actividad de plantación de árboles en Beijing. "De cara al futuro, todavía hay tareas formidables por delante".

Se estima que el enfoque de China de enfrentamiento a la pandemia, que realmente movilizó a todo el Gobierno y la sociedad, ha evitado cientos de miles de casos del nuevo coronavirus, de acuerdo con un informe de la Misión Conjunta OMS-China sobre la COVID-19.

La revista médica internacional The Lancet señaló que hay lecciones importantes que los presidentes y primeros ministros del mundo pueden aprender de la experiencia de China para retrasar la propagación de la infección, destacando el papel de medidas de salud pública como la vigilancia y el rastreo exhaustivo de contactos.

La lucha contra la COVID-19 de China proporciona tres experiencias importantes para el mundo: comunicarse con la población, frenar la transmisión de la enfermedad y preparar los sistemas de salud para un aumento de la demanda de servicios, según la revista The Economist, con sede en Londres.

EL PUEBLO PRIMERO

En esencia, las instrucciones de Xi son llevar a cabo una "guerra del pueblo". En general, se trata de una guerra librada por el pueblo y para el pueblo, que encarna el propósito fundamental del PCCh, el mayor partido político gobernante del mundo, de servir al pueblo de todo corazón.

"Pueblo" es la palabra más reiterada en las reuniones presididas y las instrucciones emitidas por el secretario general del Comité Central del PCCh.

Xi ha hecho hincapié en priorizar la vida y la salud de las personas y poner los intereses de estas por encima de todo. Exigió apoyarse estrechamente en el pueblo para ganar la guerra. También dijo que todas las medidas de prevención y control antiepidémicas tomadas por el Comité Central del PCCh tuvieron la consideración primordial de prevenir infecciones entre las personas y salvar vidas.

 

Xi Jinping preside un simposio al que asisten expertos y académicos en Beijing, la capital china, el 2 de junio de 2020. (Xinhua/Yao Dawei)

China ha proporcionado tratamientos gratuitos a las personas contagiadas de COVID-19, comprometiéndose a tratar a todos los pacientes y no dejar a nadie sin atención.

El paciente chino de COVID-19 más longevo que logró recuperarse de la enfermedad tiene 108 años.

"Salvamos vidas a toda costa. Nunca nos rendimos, sin importar la edad de un paciente o la gravedad de su condición", apuntó Xi.

Jiao Yahui, funcionaria de la Comisión Nacional de Salud, detalló que los pacientes ancianos se encuentran entre los más difíciles de tratar y requieren más recursos médicos que el resto.

"Pero China ha tratado con igualdad a todos los pacientes, independientemente de su edad o riqueza", ratificó la funcionaria, tras precisar que esto refleja las virtudes tradicionales chinas, enfatizadas por Xi en relación con poner a las personas en primer lugar en la gobernanza estatal.

Jiao recordó que China tiene muchos menos casos y muertes por COVID-19 que los principales países desarrollados de Europa y América del Norte.

Desde temprana edad, Xi desarrolló vínculos estrechos con el pueblo. A los 15 años, se trasladó a la aldea Liangjiahe, en la provincia de Shaanxi, y pasó siete años allí trabajando y viviendo con campesinos en la meseta de Loess.

En la rueda de prensa posterior al XVIII Congreso Nacional del PCCh, Xi dijo: "La aspiración de la gente a una vida mejor es por lo que debemos luchar".

Xi ha convertido la salud de la población en una preocupación fundamental. Poco después de ser elegido secretario general del Comité Central del PCCh en 2012, viajó a una clínica de aldea para conocer el nuevo sistema médico cooperativo rural.

En repetidas ocasiones ha subrayado que, sin una buena salud para todos, no habría una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos.

 

Xi Jinping inspecciona el trabajo de prevención y control de COVID-19 en el Hospital Ditan de Beijing, capital de China, el 10 de febrero de 2020. (Xinhua/Ju Peng)

El 10 de febrero, cuando el número acumulado de casos confirmados de COVID-19 en Beijing llegaba a 342, Xi se puso la mascarilla y visitó una comunidad residencial, un hospital y un centro de prevención y control de enfermedades a nivel de distrito. El mandatario extendió la muñeca para que le tomaran la temperatura corporal al entrar en cada lugar.

Xi conversó con los residentes en una calle y les preguntó sobre el precio de las verduras.

"No estrechemos nuestras manos en este momento inusual", refirió Xi. "Debemos tener confianza en que podemos vencer la epidemia".

"Definitivamente podemos superarla", respondieron los residentes.

Un mes después, Xi visitó una comunidad residencial en Wuhan, capital de la provincia central de Hubei. En aquel momento, los nuevos casos confirmados diarios en la parte continental de China se habían reducido a 24, pero la ciudad todavía tenía 14.514 pacientes del nuevo coronavirus. La tarea de contención seguía siendo ardua.

Caminando entre bloques de apartamentos, Xi miró hacia arriba y agitó su mano en dirección a los residentes bajo cuarentena que asomaban la cabeza por las ventanas y balcones para saludarlo.

"¡Mantengámosnos así! ¡Resistamos un poco más!", dijo Xi.

Durante un simposio celebrado en Wuhan, el mandatario hizo una petición especial a los funcionarios para que suministraran a la población más peces vivos, una de las comidas favoritas de los residentes de la urbe.

 

Esta foto combinada muestra a Xi Jinping saludando a los residentes que cumplen la cuarentena en sus casas en una comunidad de Wuhan, capital de la provincia central china de Hubei, el 10 de marzo de 2020. (Xinhua/Xie Huanchi)

Andrey Ostrovsky, subdirector del Instituto de Estudios del Lejano Oriente de la Academia de Ciencias de Rusia, aseguró que la inspección de Xi por Wuhan constituía un claro testimonio de que el Partido cumplía con su principio de priorizar la vida y la salud del pueblo por encima de todo.

Xi se ha preocupado profundamente por los profesionales sanitarios. Exigió llevar a cabo los máximos esfuerzos para reducir la pérdida de vidas e instruyó que los funcionarios debían aliviar el estrés de los trabajadores médicos satisfaciendo sus necesidades básicas y dándoles suficiente descanso y ánimo.

En el Hospital Huoshenshan, Xi habló por videoconferencia con médicos que portaban la indumentaria de protección. "No puedo ver todos sus rostros porque están vestido con los trajes de protección y las mascarillas. Pero en mi corazón, ustedes son las personas más queridas", dijo.

Chen Jing, jefa de enfermería de la unidad de cuidados intensivos del hospital, refirió que le conmovió la visita de Xi y que se sintió más fuerte que nunca con el liderazgo y el firme apoyo de las personas a los trabajadores médicos.

En el Día Internacional de los Trabajadores, Xi escribió al personal de una empresa privada de servicios domésticos en el centro de China. Alabó a una amplia gama de trabajadores, desde profesionales sanitarios y repartidores de pedidos en línea hasta trabajadores que producían suministros contra la enfermedad. Sus arduos trabajos y contribuciones, apuntó Xi, han reunido una fuerza tremenda para prevalecer sobre la epidemia.

En el Día Internacional de la Enfermería, Xi aplaudió a los miembros de este sector que salvaron vidas a pesar de los peligros durante la lucha contra la COVID-19.

En el Día de los Trabajadores Médicos de China, Xi elogió nuevamente a los profesionales que lucharon tenazmente contra el virus en la primera línea.

Xi se ha preocupado por la seguridad de los ciudadanos chinos en ultramar y pidió a las embajadas, consulados, asociaciones chinas y sindicatos estudiantiles fuera del país que incrementaran el apoyo a estas personas. El Gobierno organizó vuelos para retornar a los estudiantes y otros ciudadanos chinos necesitados desde Irán, Italia, Reino Unido y otros países.

Los funcionarios, apuntó Xi, deben responder ante el pueblo. Aquellos que desobedezcan órdenes, prioricen sus propios intereses, dejen de asumir responsabilidades o mantengan conductas indeseables, serán castigados. En casos graves, los supervisores de los infractores también rendirán cuentas, aseguró.

El 4 de abril, bajo el liderazgo del presidente Xi, los 1.400 millones de habitantes de la nación guardaron tres minutos de silencio en memoria de las vidas perdidas a causa del nuevo coronavirus. Las "dos sesiones" de este año también se abrieron con un duelo por los fallecidos, demostrando una vez más el espíritu de poner al pueblo en primer lugar.

LUCHA GLOBAL

El virus no conoce fronteras. Desde un lujoso crucero atracado en Japón hasta una estación de esquí en los Alpes franceses, desde la antigua ciudad de Casablanca hasta el centro de Manhattan y la selva amazónica, la pandemia se ha extendido por todo el mundo.

Para el 6 de septiembre, los casos de COVID-19 reportados a la OMS habían superado los 26 millones en más de 210 países y regiones de todo el mundo, dejando cerca de 870.000 muertos.

Xi dijo que la seguridad de la salud pública es un desafío común para la humanidad, que requiere de esfuerzos conjuntos de todos los países.

Eso concuerda con el espíritu de construir una comunidad de futuro compartido para la humanidad, una visión propuesta por Xi en 2013. Durante los últimos siete años, el mandatario chino ha venido promoviendo esta visión en el escenario internacional, y en medio de la lucha mundial contra el virus, su importancia ha quedado clara para todos.

El 7 de enero, científicos chinos aislaron con éxito la primera cepa del nuevo coronavirus. El 12 del mismo mes, la OMS confirmó haber recibido desde China la secuencia completa del genoma del coronavirus.

Tedros Adhanom Ghebreyesus señaló que China identificó el patógeno en un tiempo récord y compartió la secuencia genética con la OMS y la comunidad internacional, ganando un tiempo invaluable para que otras regiones del mundo prepararan sus medidas de respuesta.

 

Xi Jinping se reúne en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing con el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, de visita en el país, el 28 de enero de 2020. (Xinhua/Ju Peng)

China también informó a Estados Unidos del brote a principios de enero. Un experto estadounidense en virus llegó a China a finales de enero para ayudar a combatir la epidemia.

Cuando China estaba soportando el embate más furioso de la COVID-19, los líderes de más de 170 países y 50 organizaciones internacionales y regionales manifestaron su apoyo, mientras un total de 77 países y 12 organizaciones internacionales brindaron la asistencia.

En la lucha contra el virus, China exhibió sinceridad y transparencia, como lo demuestra el hecho de que realizó conferencias de prensa todos los días, en ocasiones varias veces al día, desde el 26 de enero.

En plena epidemia, Xi se reunió con Tedros Adhanom Ghebreyesus; el primer ministro de Camboya, Samdech Techo Hun Sen; el presidente de Mongolia, Khaltmaa Battulga, y el presidente de Pakistán, Arif Alvi, en Beijing. Mediante enlace de video, el jefe del Estado se reunió con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Xi envió cartas de respuesta a Tedros Adhanom Ghebreyesus y Bill Gates, e intercambió cartas con el presidente argentino, Alberto Fernández; el presidente peruano, Martín Vizcarra; el primer ministro camboyano, Samdech Techo Hun Sen, y el primer ministro mongol, Ukhnaa Khurelsukh.

Xi intercambió mensajes verbales con Kim Jong Un, presidente del Partido de los Trabajadores de Corea y presidente de la Comisión de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea. Envió un mensaje verbal al presidente de Pakistán, Arif Alvi, e intercambió mensajes con Bounnhang Vorachith, secretario general del Comité Central del Partido Revolucionario Popular de Laos y presidente laosiano.

Xi también envió una carta de felicitación a la novena reunión ministerial del Foro de Cooperación China-Estados Árabes, urgiendo esfuerzos para avanzar en la cooperación en diversos campos, incluida la respuesta a la pandemia.

Desde el inicio del brote de COVID-19, Xi ha llevado a cabo una "diplomacia telefónica" sin precedentes, sosteniendo más de 60 conversaciones telefónicas con más de 50 líderes extranjeros.

Entre ellos se incluyen los de países occidentales, como el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron; los de países de mercados emergentes: el presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa; y los de naciones en vías de desarrollo, como el primer ministro paquistaní, Imran Khan; el primer ministro etíope, Abiy Ahmed Ali, y el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

En las conversaciones, Xi señaló que esta emergencia de salud pública mundial ha planteado con claridad la urgente necesidad de construir una comunidad de futuro compartido para la humanidad. Solo trabajando juntos los países de todo el mundo podrán superar la pandemia, aseguró.

A medida que el virus continuaba propagándose, algunos países y regiones se vieron gravemente afectados. Xi envió mensajes a sus líderes para expresar su solidaridad.

"La unión hace la fuerza". "Construir una comunidad de salud para todos". Estos han sido sus mensajes al mundo.

 

Xi Jinping pronuncia un discurso en la Cumbre Virtual Extraordinaria de Líderes del G20 sobre COVID-19, a través de un enlace de video en Beijing, capital de China, el 26 de marzo de 2020. (Xinhua/Pang Xinglei)

En la Cumbre Extraordinaria de Líderes del G20, celebrada mediante enlace de video a finales de marzo, Xi pidió librar resueltamente una guerra global sin cuartel contra el brote de COVID-19, elaborar una respuesta colectiva para el control y el tratamiento a nivel internacional, apoyar a las organizaciones internacionales y mejorar la coordinación en política macroeconómica mundial a fin de prevenir una recesión.

Kuhn, el académico estadounidense, dijo que las propuestas de Xi, que permiten que la humanidad en su conjunto gane la batalla contra esta seria enfermedad infecciosa, dan sentido a la visión de una comunidad internacional de futuro compartido.

La COVID-19 se ha convertido en la emergencia de salud pública mundial más grave desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

En mayo, en la ceremonia de apertura de la 73ª Asamblea Mundial de la Salud, también realizada a través de enlace de video, Xi manifestó su pesar por las muertes causadas por la neumonía COVID-19 en todo el mundo y expresó sus condolencias a las familias afectadas. El presidente chino anunció cinco medidas que tomaría el país para apoyar la lucha global contra el brote epidémico.

 

Xi Jinping ofrece un discurso mediante un enlace de video en la ceremonia de apertura de la 73ª Asamblea Mundial de la Salud, en Beijing, la capital china, el 18 de mayo de 2020. (Xinhua/Li Xueren)

Xi aseguró que la vacuna china para la COVID-19 será un bien público global cuando esté disponible, contribuyendo a la accesibilidad y asequibilidad de la vacuna en los países en vías de desarrollo.

En junio, Xi presidió una cumbre extraordinaria China-África sobre la solidaridad contra la COVID-19 a través de un enlace de video, en la cual pidió adherirse al compromiso de luchar juntos contra la COVID-19, fortalecer la cooperación China-África, defender el multilateralismo y hacer avanzar la amistad China-África.

"Nos oponemos a la politización y la estigmatización de la COVID-19, y nos oponemos a la discriminación racial y los prejuicios ideológicos. Defendemos con firmeza la equidad y la justicia en el mundo", enfatizó el líder chino.

 

Xi Jinping preside la Cumbre Extraordinaria China-África sobre la Solidaridad contra COVID-19 y pronuncia un discurso de apertura en la reunión mediante un enlace de video en Beijing, capital de China, el 17 de junio de 2020. (Xinhua/Ding Haitao)

El mundo no podrá contener el virus ni lograr la recuperación económica sin la solidaridad, la cooperación y el multilateralismo, afirmó Xi en un mensaje transmitido durante una videoconferencia de alto nivel sobre la cooperación internacional en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

El enfoque correcto para abordar las crisis mundiales y lograr el desarrollo a largo plazo consiste en una mayor conectividad, apertura e inclusión, y es allí donde la cooperación internacional de la Franja y la Ruta desempeñará un papel importante, añadió.

Al comienzo del brote, China ayudó a países como Estados Unidos y Japón a evacuar a sus ciudadanos de Wuhan. A medida que la pandemia se extendía, China donó fondos a la OMS por un valor de 50 millones de dólares y envió 33 equipos de expertos médicos a 31 países entre finales de febrero y finales de agosto.

El Gobierno chino ha enviado suministros médicos de primera necesidad a más de 150 países y organizaciones internacionales, y ha facilitado las adquisiciones extranjeras en su territorio. Las organizaciones no gubernamentales y las empresas también tendieron la mano para ayudar.

Hassan Ahmadian, profesor asistente de estudios del Medio Oriente y África Septentrional de la Universidad de Teherán, sostuvo que las donaciones de China y los intercambios de experiencias con los países afectados, incluido Irán, constituyen no solo un gesto humanitario sino también un comportamiento responsable por parte de un país importante.

China ha compartido documentos técnicos sobre protocolos de tratamiento y estrategias de contención con 180 países y más de 10 organizaciones internacionales y regionales. A partir de marzo, expertos chinos celebraron videoconferencias con colegas extranjeros casi todos los días. El uso pionero de hospitales provisionales por parte de China también ha sido adoptado alrededor del mundo, incluso en el emblemático Central Park de Nueva York.

Xi hizo cuatro llamadas telefónicas con Putin en igual número de meses. El presidente ruso señaló que, al brindar asistencia oportuna a otros países afectados por la COVID-19, China ha dado ejemplo a la comunidad internacional y ha respondido, de manera clara y contundente, a la provocación y la estigmatización de algunos países. Putin dijo también que Rusia se mantendrá firmemente al lado de China.

SUPERAR PRUEBAS Y TRIBULACIONES

Xi dijo que el rejuvenecimiento nacional no llegará fácilmente y grandes luchas se deberán enfrentar para cumplir con el gran sueño.

La epidemia planteó graves desafíos al país más grande en vías de desarrollo del mundo, pero también mostró la importancia de seguir su propio camino y de adherirse a la reforma y apertura.

Al inicio de la epidemia, los suministros médicos eran escasos y los eslabones débiles en la protección hospitalaria resultaron en infecciones entre los trabajadores de la salud. Las prácticas del burocratismo y "las formalidades por las formalidades" fueron expuestas a nivel local.

Mientras luchaba contra el coronavirus como la tarea más urgente, Xi fomentó la construcción institucional con un impacto a largo plazo.

El año pasado, la cuarta sesión plenaria del XIX Comité Central del PCCh adoptó una decisión sobre el desarrollo institucional. Xi indicó que China debe usar la fortaleza de sus instituciones para hacer frente a los riesgos y desafíos.

"La epidemia fue una gran prueba para el sistema y la capacidad de gobernanza de China", sostuvo Xi sin rodeos. "Debemos extraer experiencias y aprender de nuestras lecciones".

Indicó que las deficiencias expuestas reflejaron la necesidad de mejorar el sistema nacional de gestión de emergencias y aumentar la capacidad del país para manejar las tareas urgentes y desafiantes.

En febrero, Xi exigió esfuerzos para fortalecer la legislación de salud pública, reformar el sistema de prevención y control de enfermedades, y mejorar los servicios de salud pública al presidir una reunión del comité central para la profundización de la reforma integral.

Dos meses después, la reunión de adoptó documentos para asegurar la disposición de suministros de emergencia de salud pública, así como para supervisar los fondos del seguro médico.

Durante las "dos sesiones", Xi subrayó la necesidad de fortalecer la red de protección de salud pública al participar en una deliberación con los legisladores de la provincia de Hubei.

Varias prioridades figuran en el foco de atención: reformar el sistema de prevención y control de enfermedades; impulsar las capacidades de respuestas a emergencias y alerta temprana y del control epidémico; avanzar en el sistema de tratamiento de las grandes epidemias; mejorar las leyes y reglamentos de emergencia de salud pública; y realizar campañas patrióticas de salud pública.

La pandemia de COVID-19 está golpeando con dureza a la economía mundial. Más de cuatro de cada cinco personas de la fuerza laboral mundial de 3.300 millones de personas se han visto afectadas por cierres completos o parciales de los lugares de trabajo, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo, dado a conocer a principios de abril.

En un simposio sobre el trabajo económico y social, Xi indicó que la pandemia acelerará los profundos cambios que el mundo está experimentando, que no se han visto en un siglo.

La economía china se contrajo un 6,8 por ciento en el primer trimestre. El día en que se publicaron las estadísticas, Xi presidió una reunión de liderazgo en la que señaló que el primer trimestre de 2020 fue "extremadamente inusual". El repentino brote de COVID-19 tuvo un impacto sin precedentes en el desarrollo socioeconómico de China.

En cuanto al manejo del impacto en la economía, el presidente chino afirmó: "Debemos mantener la confianza y no asustarnos por los problemas y dificultades".

"He reiterado en varias ocasiones que China es un país grande con una fuerte capacidad de resiliencia, un inmenso potencial y una amplia flexibilidad en el desarrollo", agregó.

Xi dijo en las "dos sesiones" que China no ha establecido ningún objetivo específico para el crecimiento económico de este año, ya que el repentino brote de COVID-19 ha creado desafíos para culminar con las tareas en este último año del período del XIII Plan Quinquenal.

Destacó la importancia de mantener un desempeño económico estable y sólido a largo plazo, y propuso una serie de medidas estratégicas, entre ellas la formación de un nuevo patrón de desarrollo en el que los mercados local y extranjero se impulsen entre sí, siendo el mercado local el pilar.

Desde principios de febrero, Xi ha estado dando instrucciones para estabilizar la economía.

Entre marzo y agosto, el mandatario visitó poblados, familias rurales y empresas en varias visitas de inspección para coordinar el control regular de la epidemia con el desarrollo económico y social.

 

Xi Jinping visita un parque industrial dedicado a la fabricación de autopartes y moldes de alta gama en Ningbo, en la provincia oriental china de Zhejiang, el 29 de marzo de 2020. (Xinhua/Yan Yan)

En la provincia de Zhejiang, Xi conversó con los trabajadores junto a una línea de ensamblaje y les preguntó si su regreso al trabajo se había realizado sin problemas, especialmente si habían recibido sus sueldos. Exigió que los precios de los productos de primera necesidad y los ingresos de los agricultores se mantuvieran estables.

En la provincia de Shaanxi, el mandatario alentó a las empresas a superar el impacto negativo de COVID-19 y expandir los mercados de manera activa. En la aldea de Jinmi, Xi elogió a la industria local de hongos negros. Esta noticia se difundió rápidamente en línea, lo que trajo como resultado que 20 millones de personas visitaron sitios de comercio electrónico, donde compraron más de 20 toneladas de hongos negros.

En la provincia de Shanxi, Xi pidió a las empresas que trabajaran con las precauciones de seguridad adecuadas para recuperar el tiempo perdido en la producción.

En la región autónoma de la etnia hui de Ningxia, dijo que ningún grupo étnico minoritario debería quedarse atrás en la construcción de una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos. También pidió esfuerzos para mantener las medidas de control epidémico mientras se aceleraba el regreso a la normalidad de la vida diaria del pueblo.

 

Xi Jinping conversa con Liu Kerui, un aldeano del grupo étnico hui, y su familia, en la aldea de Hongde de la ciudad de Wuzhong, en la región autónoma de la etnia hui de Ningxia, en el noroeste de China, el 8 de junio de 2020. (Xinhua/Xie Huanchi)

En la provincia de Jilin, Xi mostró un especial interés por el empleo de los graduados universitarios y trabajadores migrantes y ordenó a los comités del Partido y a los gobiernos de todos los niveles que crearan vigorosamente condiciones favorables para que los graduados universitarios encontraran trabajo.

La economía china recuperó el crecimiento en el segundo trimestre de 2020, expandiéndose un 3,2 por ciento interanual. Los principales indicadores volvieron a incrementar, el desempeño económico seguía mejorando y las expectativas del mercado fueron positivas en general.

La inversión extranjera directa en la parte continental de China, en uso real, también creció un 8,4 por ciento interanual en el segundo trimestre, lo que indica la creciente confianza de los inversores extranjeros en el mercado chino.

A mediados de abril, más del 99 por ciento de las principales empresas industriales de China habían reabierto, incluidos las empresas extranjeras y sus proveedores locales tales como Apple, Tesla y Volkswagen.

En julio, en una carta de respuesta a los representantes de los miembros del Consejo Global de Jefes Ejecutivos, Xi expresó que los jefes ejecutivos habían tomado la decisión correcta de permanecer arraigados en China.

Seis días después, cuando asistió a un simposio con empresarios, Xi dijo: "Debemos fortalecer la confianza, sobreponernos a los desafíos, trabajar duro con el objetivo de recuperar la pérdida causada por COVID-19 y luchar por un buen desarrollo económico para todo el año. "

La primavera y el verano de 2020 representan un capítulo inusual en el viaje de la nación china hacia la revitalización.

Bajo el liderazgo de Xi, el pueblo chino está unido para contener el brote de COVID-19. Con las medidas efectivas para el control de la epidemia, China ha garantizado una buena cosecha de cereales en verano, ha superado las inundaciones y ha logrado un sólido progreso en la eliminación de la pobreza. Mientras tanto, China, como un país importante y responsable, está avanzando activamente en la cooperación mundial contra la pandemia. Durante este proceso, el sistema socialista de China ha demostrado sus fortalezas.

En este año extraordinario, Xi asumió una gran responsabilidad, cumplió con firmeza su compromiso con la gente y trabajó arduamente para erradicar la pobreza y alcanzar una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos.

"La nación china ha experimentado muchas dificultades en su historia, pero nunca se ha visto abrumada. En cambio, ha crecido cada vez más fuerte a través de las pruebas y tribulaciones", dijo Xi.

Etiquetas:

Categoria:

Dejanos un comentario