Al menos 2.390 personas fueron ejecutadas en 2008, 72% de ellas en China

Al menos 2.390 personas fueron ejecutadas en 2008, 72% de ellas en China

Versión para impresiónSend by emailPDF version

La organización pro activista de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) denunció este lunes en su informe anual que en el 2008 fueron ejecutadas 2.390 personas en todo el mundo, el 72 por ciento de ellas en China.

En su informe titulado "Condenas a muerte y ejecuciones en 2008", que ofrece una perspectiva general de la pena de muerte, AI informa que la cifra de ejecuciones corresponde a 25 países y agrega que al menos 8.864 personas fueron condenadas a muerte en 52 Estados.

China llevó a cabo al menos 1.718 ejecuciones, el 72 por ciento de las practicadas en todo el mundo, pero AI afirma que la cifra puede ser más alta, ya que los datos sobre las condenas de muerte y las ejecuciones están sepultadas bajo el silencio oficial.

Según la organización no gubernamental, con sede en Londres, sólo un Estado europeo, Bielorrusia, utiliza aún la pena de muerte.

Para la secretaria general de AI, Irene Khan "La pena de muerte es la forma más extrema de castigo cruel, inhumano y degradante". "Las decapitaciones, electrocuciones, ahorcamientos, administraciones de inyecciones letales, fusilamientos y lapidaciones no tienen cabida en el siglo XXI", agregó.

AI hace referencia también a países en los que se impusieron condenas de muerte por juicios injustos, como Afganistán, Arabia Saudí, Irán, Irak, Nigeria, Sudán y Yemen.

El informe condena la manera discriminatoria en que se aplicó a menudo la pena de muerte en 2008, pues se sentenciaron a miembros de minorías y comunidades raciales, étnicas y religiosas en países como Arabia Saudita, Estados Unidos , Irán y Sudán.

Asimismo, el riesgo a ejecutar a inocentes persiste, como muestran los casos de cuatro condenados a muerte que fueron excarcelados en EEUU por haberse demostrado su inocencia. En palabras de la AI, muchos condenados a muerte sufren duras condiciones de reclusión y soportan penalidades psicológicas, como es el caso de Japón, donde es habitual que no se informe de su ahorcamiento hasta la mañana misma en que se lleva a cabo éste, y a sus familias no se les comunica hasta que ha tenido lugar ya la ejecución.

"La pena capital no es simplemente un acto, sino también un proceso legalizado de terror físico y psicológico, que culmina con la muerte de la persona a manos del Estado", denuncia Khan.

No obstante, el documento recoge que gran parte del mundo está avanzando hacia la abolición de la pena de muerte, pues sólo en 25 de los 59 países que la mantienen se registraron realmente ejecuciones en 2008. Pero, AI ha advertido de que, a pesar de esta tendencia, siguen imponiéndose centenares de condenas de muerte.

Para AI, los avances se vieron menoscabados en 2008 por países como San Cristóbal y Nieves, donde tuvo lugar la primera ejecución llevada a cabo en América, fuera de Estados Unidos, desde 2003, y Liberia, donde se volvió a utilizar la pena de muerte para los delitos de asalto, terrorismo y secuestro de vehículos.

"La buena noticia es que sólo llevaron a cabo ejecuciones un pequeño número de países, lo que muestra que estamos más cerca de conseguir un mundo sin pena de muerte", indicó Khan, quien agregó, no obstante, que la mala noticia es que son centenares las personas que son condenadas a muerte en países que no han suprimido aún la pena capital.

La mayoría de las ejecuciones llevadas a cabo en 2008 tuvieron lugar en Asia, donde 11 países continúan sentenciando a sus ciudadanos a morir, entre ellos: Afganistán, Bangladesh, China, Corea del Norte, Indonesia, Japón, Malasia, Mongolia, Pakistán, Singapur y Vietnam.

La segunda región donde más ejecuciones se llevaron a cabo fue Oriente Medio y el norte de África, con 508.

En el continenente americano, sólo EEUU lleva a cabo ejecuciones de manera constante, siendo 37 las que tuvieron lugar en 2008 y una en San Cristóbal y Nieves.

Para ampliar, 125 personas fueron condenadas a muerte en seis países: EEUU (al menos 111), Trinidad y Tobago (10), Bahamas (al menos 1), San Cristóbal y Nieves (al menos 1), San Vicente y Granadinas (al menos 1) y Jamaica (1).

Entretanto, sólo dos ejecuciones se registraron oficialmente en el África subsahariana en 2008, pero se condenó a muerte a al menos 362 personas.