4-F marcó la unión de la Fuerza Armada con el pueblo

4-F marcó la unión de la Fuerza Armada con el pueblo

Versión para impresiónSend by emailPDF version

A 19 años del movimiento militar insurgente del 4 de Febrero (4-F) de 1992, el general de división Celso Enrique Canelones señaló que esa operación representó un despertar que permitió la unión cívico-militar en el país.

“Nosotros decidimos llevar adelante esa rebelión porque veíamos cómo el Gobierno de entonces (Carlos Andrés Pérez) estaba destruyendo a nuestro país”, dijo el comandante de la 3 División de Infantería de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

“La gran diferencia entre los más ricos y los desposeídos también nos llevó a organizarnos con un fin común: generar conciencia”, agregó.

Para Canelones, esa conciencia se ha fortalecido en el país y en las filas de la institución castrense.

“Hoy día vemos la inclusión de más mujeres en nuestras tropas, algo que era impensable en otros gobiernos”.

También resaltó la unión de la institución con el pueblo. “A pesar de las críticas de la oposición, nosotros cada vez nos sentimos más orgullosos de salir a la calle a ayudar a nuestro pueblo”.

En este sentido, se refirió a la atención y al compromiso que mantiene la FANB en Fuerte Tiuna con los 12.000 damnificados que se encuentran refugiados en la instalación militar, a causa de las torrenciales lluvias caídas en el país a finales de 2010.

“En otros tiempo hubiese sido impensable abrir las puertas de Fuerte Tiuna al pueblo, sin embargo, hoy nosotros les servimos a las familias damnificadas”, dijo.

“A 19 años de aquel 4 de febrero, hoy con orgullo podemos decir que valió la pena porque hoy tenemos un país mejor que ayer, con la esperanza de tener un mejor futuro mucho mejor que el de hoy”, vislumbró.

Asimismo, el comandante general del Ejército, coronel Pedro Manuel Quiaro, resaltó la comunión entre el pueblo y el ejército como uno de los resultados más palpables del 4-F.

“El Caracazo, ocurrido los días 27 y 28 de febrero de 1989, aceleró el proceso de cambio social, pero ese día, el 4 de febrero, marcó la transformación de nuestro país”, dijo.

Quiaro se refirió también a la división entre militares y civiles antes del 4-F y recordó la doctrina que se inculcaba en los cuarteles.

Al respecto, citó una frase del libro: Del militar al militar: “Ya no se conforman con parcelar al civil y al militar, sino que también tratan de inculcar un marcado menosprecio hacia el civil. Es una costumbre muy practicada decirle despectivamente civil a cualquier militar a quien se quiere humillar e insultar”.

“Esa doctrina que nos llevaba a olvidar el mundo civil ha quedado desechada. El 4-F fue el inicio de una apertura del ejército hacia el pueblo, al cual hoy nos debemos”, subrayó.