17 de agosto de 2011: Chávez anuncia repatriación del oro como un acto de independencia

Señal de fortaleza económica

17 de agosto de 2011: Chávez anuncia repatriación del oro como un acto de independencia

Versión para impresiónSend by emailPDF version
(Foto. Archivo)
Yvke Mundial/Mayerling Jimenez

El 17 de agosto del año 2011, el líder de la Revolución Bolivariana, y para entonces, presidente de la nación, Hugo Rafael Chávez Frías, anunció la repatriación del oro venezolano como señal de fortaleza económica y soberanía plena en el manejo de nuestros recursos y riquezas.

A través de un contacto telefónico en la mencionada fecha, con el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes, el comandante Chávez manifestó, “¿hasta cuándo los países del Sur vamos a financiar el desarrollo del Norte? Ese es, precisamente, el imperialismo económico. Llegó la hora. ¡Ya está bueno! Vamos a traer el oro a nuestro Banco Central”.
 

El presidente Hugo Chávez anunció que serían repatriadas las 211,35 toneladas de oro que nuestro país tenía en el extranjero, valoradas en 11.000 millones de dólares.

Chávez, firmó un Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley número 8.413, que reserva al Estado las actividades inherentes a la exploración y extracción del oro
 

Para el gigante Chávez esta acción formaba parte del proceso de nacionalización de las riquezas del país, como “una decisión absolutamente soberana”. De esta manera, el oro venezolano, valorado en más de 18 mil millones de dólares, se nacionalizaría para convertirlo en fondos nacionales. En cuanto a las reservas internacionales que por años habían estado en manos estadounidenses y europeas se reubicarían en economías “sólidas” como China, Rusia y Brasil.

 

  

 

“En Estados Unidos tenemos 800 millones de dólares en oro (…) en Toronto (Canadá) tenemos 381 millones de dólares desde 1992, y desde 2004 en un banco de Francia tres toneladas de oro, 184 millones de dólares”, informó Chávez quien explicó que sacar el oro “del norte” se convertía en una medida sana, al evaluar el entorno de crisis económica que ocurría en Estados Unidos y Europa.
 

Proceso de repatriación
 

Este proceso de repatriación inició el 25 de noviembre del 2011, con un primer cargamento que fue acompañado por el pueblo desde su entrada a Caracas hasta las bóvedas del BCV.

 

  

El presidente del instituto emisor venezolano, Nelson Merentes, señaló que esta repatriación se realizó como una medida de cautela ante la situación de inestabilidad financiera que afecta a países de Europa.

 

  

 

Igualmente, expresó que para lograr esta repatriación el Banco Central de Venezuela cumplió con todos los trámites técnicos, jurídicos y protocolares que rigen el desplazamiento del oro monetario.

 

  
 

Finalmente, el 31 de enero de 2012 Venezuela reunió sus reservas de oro que ascendieron a las 372,53 toneladas; buena parte de ellas habían sido depositadas en bancos extranjeros como garantía de la deuda adquirida por el país en gobiernos de la Cuarta República que seguían las directrices del Fondo Monetario Internacional (FMI), con lo cual se llevaron un 46% del este mineral.
  

Pueblo celebra la llegada del oro 

 

El 25 de noviembre del 2011, cientos de personas se volcaron a las calles para celebrar el paso de la caravana que transportaba el primer lote del oro venezolano repatriado al país.

  

La celebración se manifestó con consignas como "¡Uh!, ¡Ah! El oro no se va" o "Volvió, volvió, volvióoo, nuestro oro volvió", a lo largo de los aproximadamente 30 kilómetros entre el Aeropuerto Simón Bolívar de Maiquetía, en el costero estado Vargas, y la sede del Banco Central de Venezuela (BCV), en el centro de Caracas, la capital venezolana.

  

"CAP lo sacó y Chávez lo devolvió", decía una de las tantas pancarta que sostenía el pueblo venezolano en alusión a la responsabilidad del expresidente Carlos Andrés Pérez en la entrega del oro a bancos extranjeros.

 

Haga click en la imagen para ver galería


 

Así sacaron el oro de nuestro país

 

En un operativo camuflado, el viernes 5 de agosto de 1988, ocho toneladas de oro que estaban resguardadas salieron de forma oculta del país, según denunciaron en la época los diputados comunistas ante el silencio de los políticos del gobernante Acción Democrática y de la tolda copeyana.

  

Los parlamentarios revelaron que las toneladas del mineral se trasladaron bajo una fuerte custodia y tenían como destino Zurich, Suiza, en donde se negociarían por unos 120 millones de dólares, de acuerdo con las crónicas periodísticas de entonces.

Más tarde, el 21 de febrero de 1989, recién electo por segunda vez, el adeco Carlos Andrés Pérez, la primera plana de El Nacional revelaba un hecho similar: "BCV embarca a Londres ocho toneladas de oro".

  

Los antecedentes de traslados de reservas auríferas al exterior se remontan al inicio de la democracia representativa, con Rómulo Betancourt. En Tribuna Popular se revela que aproximadamente una tercera parte de las tenencias totales de oro del país estaba en el Banco de la Reserva de Estados Unidos, como garantía de un préstamo por 2.000 millones de dólares, contratado por Betancourt y que para 1989 ya estaba cancelado.

Categoria:

Dejanos un comentario